Deutsche Bank y Commerzbank suspenden su negociación para intentar fusionarse

J. M. C.

madrid. Los dos mayores bancos alemanes, Deutsche Bank y Commerzbank, han interrumpido las negociaciones para fusionarse porque no interesaba a sus inversores, debido a que los costes de reducción de personal hubieran sido muy elevados y no hubieran compensado las sinergias generadas en la operación.

Ambas entidades han explicado que «tras un examen riguroso, se ha comprobado que esa fusión no interesaría a los accionistas de las dos empresas, ni a otros grupos de interesados», en referencia a sus plantillas.

La operación se suspende después de que el pasado 17 de marzo Deutsche Bank y Commerzbank -donde el Estado alemán tiene una participación del 15%-, anunciaron que habían comenzado conversaciones para integrarse, aunque ya advertían de que la operación no tendría por qué llegar a buen puerto.

Ambos bancos tienen una escasa rentabilidad. Pero los problemas más agudos se encuentran en Commerzbank, cuya capitalización bursátil es muy baja, lo que le convierte en objetivo para ser adquirido por un banco extranjero. Los últimos rumores apuntaban a que el banco italiano Unicredit y el holandés ING tienen interés en Commerzbank, aunque también el francés BNP Paribas e incluso se había especulado con que fuera Santander.