El descuento del bono social se aplicará sobre un mayor consumo de luz

El sol se pone tras una torres del tendido eléctrico. /SERGEI SUPINSKY (AFP)
El sol se pone tras una torres del tendido eléctrico. / SERGEI SUPINSKY (AFP)

Se ampliarán esos límites para acercarlos a la media de energía que gaste un hogar y pasarán a ser anuales en vez de estar restringidos a cada mes

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los titulares del nuevo bono social eléctrico (unos 700.000 hasta ahora) verán cómo el descuento del que se benefician en su factura en su consumo de luz se aplicará sobre una mayor parte del gasto de kilovatios/hora (Kwh) efectivamente realizado, ampliándose así la rebaja de la que disfrutan para poder sufragar el recibo de forma más holgada. Esta será una de las primeras novedades que el Ministerio de Transición Ecológica tiene previsto aprobar de forma urgente tras el anuncio realizado por la titular del departamento, Teresa Ribera, para afrontar la subida de precios que sufren los consumidores estos meses.

El departamento energético va a ampliar los límites establecidos hasta ahora en lo que la norma consideraba como un 'consumo básico'. El descuento -del 25% o del 40%, dependiendo de la situación familiar que se tratara- solo se efectuaba sobre un gasto de luz restringido. Si se sobrepasaba, se aplicarse la tarifa regulada (PVPC), ya sin rebaja.

Esos límites se encuentran fijados en un consumo de 1.200Kwh para hogares de una sola persona; 1.680Kwh para familias con un menor a cargo o pensionistas con prestaciones mínimas; 2.040Kwh, con dos menores; y 3.600Kwh para familias numerosas. El Ministerio quiere que esas restricciones «se ajusten mejor a la realidad para acercarlo a los consumos medios» que tenga un cliente de PVPC, apuntan fuentes gubernamentales. Una familia de dos hijos puede realizar un consumo que se sitúa entre los 3.000 y los 3.600Kwh, dependiendo de las condiciones de la vivienda y de la comunidad en la que resida. En cualquier caso, los nuevos límites de gasto eléctrico no se ampliarán hasta alcanzar esa media por las restricciones presupuestarias actuales.

Los cambios normativos en los que trabaja la ministra Teresa Ribera también modificarán el cálculo de consumo de los hogares con bono social. Pasará a ser un gasto en cómputo anual, y no mensual. Hasta ahora, el titular de esta ayuda que superase el límite de luz en un mes -por ejemplo, un hogar unipersonal tenía como máximo 100 Kwh subvencionados- no se beneficiaba del bono hasta el siguiente mes, independientemente de que en unas partes del año gastase más que en otras. Ahora, se determinará el descuento sobre el consumo de todo el año, para que el de las épocas punta -invierno en el norte o verano en el sur- no impida beneficiarse de la rebaja de la luz en las valle.

Además, el Ejecutivo tiene previsto «perfilar mejor» las condiciones y requisitos con los que dos colectivos concretos pueden acceder al bono social: los hogares monoparentales y los ancianos que viven solos. Transición Ecológica podría ampliar los límites actuales de ingresos con los que estos ciudadanos acceden a la ayuda para mejorar su situación de vulnerabilidad.

Con esta reforma también llegará la puesta en marcha del bono social del gas. La idea pasa por que quienes tengan derecho al eléctrico también puedan acceder directamente al que rebajará el coste de la calefacción, apuntan desde el Ministerio. Será el consejo de ministros el que apruebe el decreto correspondiente, aunque todo apunta a que tampoco será esta semana sino, previsiblemente, la próxima, ante la necesidad de realizar «ajustes técnicos» antes de ser refrendado.

 

Fotos

Vídeos