Cuenta atrás para la fecha clave: 19 de agosto

E. MARTÍNEZMADRID.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos concedió una licencia de operación a Huawei tras el anuncio de Trump que aplazaba su bloqueo durante tres meses, hasta el 19 de agosto. La fecha queda cerca, pero durante estos meses los clientes estadounidenses que tienen negocios con la tecnológica china han podido prepararse para el nuevo escenario que se plantea a partir de su entrada en vigor, si es que lo hace.

Y es que no sería tan extraño que finalmente Trump diera marcha atrás en sus intenciones, motivado por la presión de empresas estadounidenses o el propio mercado, después de que sus aranceles a productos importados de China hayan provocado el inicio de una guerra comercial a nivel mundial.

Desde Huawei aseguran que pase lo que pase ese día, sus terminales van a seguir funcionando con normalidad y actualizando los parches de seguridad. Además, el responsable del área de Consumo Pablo Wang, explica a este periódico que Estados Unidos les ha metido «sin querer» en una guerra comercial y aseguran estar «preparados» ante cualquier situación.

Pero además de los móviles, el veto podría tener algunas consecuencias en el despliegue del 5G, una tecnología en la que Huawei lleva la delantera mundial. Varios analistas coinciden en que reducir su fortaleza es la verdadera razón por la que Estados Unidos quiere dejar fuera del mercado a Huawei. Además, la amenaza de que extienda el veto a otros fabricantes chinos de móviles sigue presente, como Xiaomi, OnePlus u Oppo, aunque es menos probable porque ellos no se dedican al negocio de las telecomunicaciones.