Correos invertirá seis millones para entrar en el negocio de la paquetería asiático desde China

R. C.

madrid. Correos invertirá 5,7 millones de euros para entrar en el mercado chino, su segundo paso en la internacionalización de la compañía, tras comenzar este año en Portugal. Para ello, anunció ayer, constituirá una sociedad con dos operadores logísticos, uno local (Global Freight) y otro internacional (Kerry Logistics), pues su intención es tomar el territorio de la segunda mayor economía del mundo como trampolín para expandir sus operaciones por todo el sudeste asiático.

Esta estrategia, avanzada en enero por el presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, forma parte de su nueva línea estratégica. Japón y Camboya son sus otros dos mercados prioritarios en la región, por lo que estudia alcanzar acuerdos similares.

Correos ya gestiona casi la mitad (el 49%) de los envíos que se generan a través de compras por internet desde la Península Ibérica, donde pretende cubrir cualquier traslado en menos de 24 horas. Su objetivo ahora es llegar a uno de los «principales puntos de origen» de todo tipo de remesas a nivel mundial y «con un volumen cada vez mayor», esto es, el referido sudeste asiático.

China es el mayor mercado mundial de comercio electrónico, en generación de paquetería y en consumo, con más de 50.000 millones de paquetes intercambiados en 2018, el 8,8% hacia el exterior. El operador español podrá así acceder a un mercado que exporta más de 4.000 millones de paquetes de media cada ejercicio, con proyecciones de crecimiento anual del 20% hasta 2022.

Establecerá una planta de admisión y clasificación de paquetería en el sur de China, a menos de 100 kilómetros de Hong Kong, con capacidad para procesar medio millón de paquetes diarios.