Correos gana casi 51 millones, ocho veces más que en 2018, por la paquetería

E. MARTÍNEZ.

La paquetería sigue siendo la pieza clave para Correos y ahí el comercio electrónico tiene mucho que ver. El grupo postal presentó ayer unos beneficios netos de 50,8 millones en el primer semestre, lo que supone ocho veces más (+719%) que lo que ganó en 2018. El envío de paquetes ha aumentado sus ingresos un 18%, alcanzando los 75 millones de unidades hasta junio.

A nivel general, Correos registró unos ingresos de 1.226 millones, un 15% más frente a los 1.065 del año pasado, siendo éste el «mejor primer semestre en facturación» desde 2011, explica la empresa. A pesar de ello, afirman que continúan «en la senda» de cerrar 2019 con unas pérdidas de 17 millones antes de impuestos.

En cuanto a los gastos, aumentaron un 12% sobre todo por el incremento de la plantilla en casi 1.700 empleados. Fue destinada a garantizar el buen funcionamiento de Correos durante los dos últimos procesos electorales para el voto por correo, además de la «diversificación» de servicios en oficinas y la absorción de la mayor actividad de paquetería. La plantilla media del grupo está en 51.630 empleados.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 90,8 millones, duplicando el de 2018. Las inversiones comprometidas por la empresa hasta junio ascienden a 74,4 millones, un 60% del presupuesto total del año y cuyo destino son principalmente las reformas de edificios, los centros de Tratamiento y Admisión y la renovación de la maquinaria. La renovación de la flota de vehículos llega a los 12 millones, entre los que destacan las 35 furgonetas eléctricas y las cinco de gas.

La empresa reconoce que el cierre de 2018 fue «especialmente difícil» por la sustitución de la electrónica llevada a cabo por los grandes emisores de paquetes, que les supuso una caída de los volúmenes de envíos del 21%.