El consumo de productos de lujo creció un 9% en España en 2017 gracias a China

R. C.

madrid. La industria española de los productos de moda, joyería y belleza de alta gama facturó el año pasado más de 5.100 millones de euros, una cifra que en el saldo acumulado desde 2012 cuando dejó atrás un estancamiento temporal supone un crecimiento del 8%. Y el motor de ese importante aumento de su cuota de negocio se encuentra, sobre todo, en el turismo cultural y de compras que recibe el país.

En concreto, es responsable de entre un 80% y un 85% de las compras de ese tipo de productos realizadas en España el año pasado. Y de ese volumen fueron precisamente los viajeros chinos los que más aportaron, por encima de un tercio (35%) pese a representar solo el 4% de los 13,6 millones de compatriotas suyos que visitaron el año pasado la Europa comunitaria por turismo.

Su potencial de crecimiento es, por tanto, importante, a lo que se une una edad media de 49 años que permite aventurar más de una década de fuerte progresión en el consumo de lujo en suelo español. De hecho, según los datos presentados ayer por Circulo Fortuny, la asociación española de empresas e industrias de alta gama, en el primer trimestre sus ventas registraron un ascenso de entre el 2% y el 4% en función del tipo de producto.

En conjunto el mercado del lujo español sumó ingresos por valor de 9.200 millones de euros, marcando un ascenso del 9% en relación al año anterior. Es prácticamente el doble que el incremento del 5% registrado a nivel mundial, por lo que diferentes expertos lo sitúan ya como destino emergente en ese campo.

Las previsiones que manejan desde el Círculo Fortuny apuntan que el sector de gama alta en España duplicará su tamaño en el horizonte de 2025, hasta alcanzar una facturación de 21.000 millones de euros. El promedio de crecimiento interanual sería del 5%, lo que situaría al país en el podio europeo del mercado.

Y eso contando con una presencia moderada de consumidores nacionales de lujo, entre el 15% y el 20% según el informe referido y centrando su interés en productos de belleza y joyería. Madrid y Barcelona, las dos principales capitales, concentran el 80% de sus compras.

Otro estudio, éste de la consultora EY, revela que la industria del lujo y la cosmética a nivel mundial facturó 435.000 millones de euros en 2017, un 3,8% más que el año anterior. La mayor demanda china y la apuesta por la digitalización la impulsaron.

 

Fotos

Vídeos