Comienza el proceso de despidos de Deutsche Bank en todo el mundo

Las sedes de Asia son las primeras en ejecutar las 18.000 salidas, una medida que el banco considera clave para dar «oxígeno» y «prosperar»

J. M. C.

madrid. Ni 24 horas ha tardado Deutsche Bank en comenzar el proceso de reestructuración laboral que le va a llevar a prescindir de 18.000 trabajadores de su plantilla en todos los países donde la entidad de origen alemán tiene negocio activo. Las primeras salidas se han ejecutado en el mercado asiático, en plazas financieras tan emblemáticas como Hong Kong o Bombay, después de materializarse a primera hora del día en Sidney (Australia).

Los despidos se fueron sucediendo a lo largo de todos los territorios, con especial incidencia en las sedes que la entidad financiera tiene en Londres o Nueva York. Por ahora, la firma no ha detallado el reparto geográfico de estos despidos, aunque se espera que la mayoría se centren en Europa y Estados Unidos. Más allá de las bajas laborales, Deutsche Bank quiere acabar con uno de los negocios más lucrativos para la entidad antes de la crisis, la banca de inversión, que ahora abandona por falta de rentabilidad y en un intento de volver a sus raíces. Este programa de recortes tendrá un coste superior a los 7.400 millones de euros. La entidad tuvo en 2018 un beneficio neto atribuido de 267 millones de euros, pero prevé volver a las pérdidas este año.

Ante esta situación, el consejero delegado de la entidad financiera germana, Christian Sewing, afirmó a los medios de comunicación que se esperan más despidos en las próximas jornadas. «Tenemos que proporcionar a nuestros negocios fuertes el oxígeno para prosperar», afirmó en una conferencia este lunes. «Los recortes de empleo han sido la parte más difícil y dolorosa de la decisión», apuntó.

Los analistas de JPMorgan han calificado el plan de «audaz y, por primera vez, no a medias», aunque sostienen que existen aún preguntas sin responder, incluida la credibilidad de la ejecución, los detalles del crecimiento de los ingresos o la motivación de los empleados que se mantengan en plantilla. La agencia Moody's admite que el banco se ha enfrentado a «importantes desafíos» al ejecutar el plan rápidamente, aunque mantendrá su perspectiva negativa sobre la firma.

Las acciones de Deutsche Bank sufrieron ayer un nuevo capítulo de volatilidad. Después de iniciar la jornada con avances superiores al 3% finalmente perdieron un 5% por las dudas sobre la evolución de su negocio bancario.