Bankia confía en que el Gobierno no entorpezca su privatización

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ayer en la presentación de resultados. :: ep/
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ayer en la presentación de resultados. :: ep

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Bankia quiere desvincularse de los resultados que arrojaron las elecciones generales en lo que respecta a su privatización. Con un nuevo arco parlamentario encabezado por el PSOE, la entidad espera que el Ejecutivo que presida Pedro Sánchez mantenga la senda marcada hasta ahora: la que llevaría a que el Estado venda el 60% del capital que mantiene en el banco. Así lo expresó ayer el consejero delegado de la firma, José Sevilla, quien indicó que «lo razonable es que esto siga siendo así» y que se mantenga «ese compromiso».

El ejecutivo financiero recordó ayer que el consejo de administración de Bankia ha trabajado «con Gobiernos de dos partidos diferentes», como PP y PSOE, y que lo ha hecho en ambos casos «de manera impecable». No ve problemas en el horizonte, a pesar de que se desconocen los acuerdos a los que llegará Sánchez con sus posibles socios, entre los que se encuentra Unidas Podemos, partidario de paralizar la privatización y convertir a Bankia en un banco público. José Sevilla recordó que «hay un mandato vigente» en el que la corporación trabaja «para dar valor» a la acción en la Bolsa para su posterior venta.

También insistió en que será la evolución de la cotización la que determinará cuándo y cómo se procederá a su venta. «Estamos muy condicionados por los tipos de interés y Bankia está penalizada en este sentido», apuntó. En cualquier caso, Sevilla espera que haya «ventanas de ventas» para que a finales de 2021 el Estado ya no participe en el capital de Bankia. Sus títulos subieron ayer un 2,9%, hasta los 2,43 euros.

Beneficio de 205 millones

Bankia obtuvo un beneficio de 205 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone una caída del 10,8% en comparación con el mismo periodo de 2018. La corporación financiera lo achaca al menor volumen de ingresos por operaciones financieras. Si solo se tiene en cuenta el negocio puramente bancario, habría ganado 306 millones, un 0,3% más. José Sevilla afirmó que Bankia «aspira a mejorar los resultados del año pasado», cuando ganó 703 millones a pesar de los tipos en mínimos.