Los bancos centrales buscan una respuesta coordinada ante la crisis

Debaten en una cumbre en EE UU como sus distintas políticas afectan al comercio y la actividad, y estudian financiar las inversiones directamente

J. A. BRAVO

madrid. En un tranquilo lugar de la América profunda, en el valle de Jackson Hole (Wyoming), se reúnen desde ayer y hasta este sábado los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo en un simposio anual, que organiza la poderosa Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. Sobre la mesa, la necesidad de buscar una respuesta coordinada ante la próxima crisis económica, que se ve ahora más cerca.

Diferentes economistas y analistas de mercados vienen advirtiendo de que la política fiscal se está haciendo cada vez más «disfuncional», y lejos de ayudar al crecimiento económico puede haber estado entorpeciéndolo en parte. La propia Fed reconoce en el documento introductorio a ese evento que «las diferentes trayectorias de la política monetaria en los últimos años», con tipos de interés muy diferentes entre distintas economías, «afectan al cambio de las divisas, al comercio y a la actividad mundial». Incluso el tamaño de los bancos centrales «impacta en los mercados financieros».

Aunque firmas como BlackRock también advierten de que «el giro acomodaticio» que ya han dado algunos de ellos «contribuye a prolongar el ciclo económico». De eso debatirán estos días sus líderes junto a destacados economistas, pero desde la Reserva Federal tienen claro que «el ritmo de normalización va a ser distinto al del pasado», pues junto a los tipos de interés los banqueros «deben tener en cuenta el impacto de las materias primas y de los mercados financieros en la actividad económica y en la inflación».

Una de las propuestas a discutir es si las autoridades monetarias internacionales han de «atajar el problema en su raíz» e intervenir directamente en la financiación de las inversiones que necesita la economía. Es decir, si sería más efectivo que los bancos centrales -supervisados por paneles de expertos- transfirieran dinero sin intermediarios a los actores públicos y privados para reactivar el crecimiento, lo que cambiaría el sistema financiero tradicional.