Un juez de Málaga obvia el 'impasse' del Supremo y obliga al banco a pagar el impuesto de la hipoteca

Un juez de Málaga obvia el 'impasse' del Supremo y obliga al banco a pagar el impuesto de la hipoteca

El juzgado especializado en cláusulas bancarias considera que la sentencia del Alto Tribunal del 16 de octubre sienta jurisprudencia

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Con fecha de 20 de octubre, el Juzgado de Primera Instancia número 20 de Málaga, que es el especializado en cláusulas hipotecarias, ha dictado una sentencia en la que sigue la doctrina marcada por la Sección Segunda de la Sala Tercera del Tribunal Supremo el pasado 16 de octubre, en el sentido de obligar al banco, y no al cliente, a pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) derivado de la inscripción en el registro de un préstamo hipotecario. Una decisión que no sería noticia –ya que los juzgados de instancia deben seguir las pautas marcadas por el Alto Tribunal– si no fuera porque el día después del fatídico fallo para la banca, el presidente de la citada sala tercera anunció que dicha sentencia quedaba sin efecto y que el asunto volverá a abordarse en pleno el 5 de noviembre, frenándose hasta entonces los recursos pendientes para evitar que la nueva jurisprudencia se aplique.

Pese al 'impasse' y la incertidumbre que ha generado el Supremo, el juzgado malagueño ha decidido que la sentencia del 16 de octubre ha sentado una jurisprudencia que no puede ignorar. Por eso, al enfrentarse al caso de un matrimonio malagueño que demandó al banco por haberle impuesto que corriera con todos los gastos derivados de la constitución de su hipoteca, ha determinado que en relación a las cuotas del IAJD «en coherencia con esta afirmación y con el criterio de la Sentencia del Tribunal Supremo 1505/2018, de 16 de octubre, éstas han de ser abonadas en su integridad por la demandada», que es la entidad financiera, en este caso Cajamar.

Reglamento anulado

El abogado que ha representado a la pareja, Alfredo Martínez, del bufete Martínez Muriel Estudio Jurídico, explica que el criterio aplicado por el juzgado es bien claro: «Si bien es cierto que a los jueces de lo civil (que son los competentes para conocer las reclamaciones formuladas por los clientes a los bancos para que les restituyan tales gastos) no les compete discutir las normas tributarias, y hasta ahora el reglamento que regula el Impuesto de Actos jurídicos Documentados decía que debía ser abonado el mismo por el cliente (de ahí que el criterio de los jueces fuese hasta ahora no acceder a la devolución de dicho impuesto), conforme a las nuevas sentencias del Tribunal Supremo (la primera de ellas de fecha 16 de octubre) que anulan precisamente el reglamento en ese aspecto, procede imponer el pago del impuesto de AJD al banco». Cabe resaltar que éste es el juzgado es el que va a abordar todos los casos similares en Málaga.

«Lo que hace el juez es no plegarse a las discusiones políticas o para-legales en las que parece encontrarse ahora el Supremo, limitándose a resolver los asuntos que les han sido planteados conforme a como queda la legislación del IAJD tras haber sido anulado el artículo concreto que imponía su pago al cliente, en vez de al banco», afirma Martínez. En este caso concreto, los demandantes recuperarán 347,76 euros que corresponden al IAJD, además de 407,52 euros que representan la mitad de los restantes gastos hipotecarios que asumieron en solitario.

La sentencia obviamente no es firme todavía y cabe suponer que el banco recurrirá, sobre todo si el Tribunal Supremo finalmente decide dejar sin efecto la decisión del 16 de octubre.

Martínez Muriel asume la dirección jurídica en más de 150 procedimientos judiciales de este tipo en los que espera obtener «el mismo éxito que en esta sentencia». Según sus cálculos, en la provincia de Málaga hay unas 50.000 familias que podrían verse beneficiadas por este criterio, con una cantidad media de 3.000 euros pagados por este concepto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos