Las familias malagueñas vuelven a tirar de créditos al consumo

Los bancos han encontrado en estos préstamos una vía para aumentar beneficios./
Los bancos han encontrado en estos préstamos una vía para aumentar beneficios.

Los bancos aumentan la concesión de préstamos para financiar vehículos, vacaciones, operaciones estéticas o imprevistos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La crisis ha cambiado casi por completo el sector bancario español, donde los créditos al consumo ya superan a los préstamos hipotecarios. Buena parte de esta financiación se concede poco antes del comienzo del verano, coincidiendo con las promociones destinadas a sufragar las vacaciones. Las entidades financieras han encontrado en estos créditos al consumo, utilizados cuando surgen pequeños y medianos gastos, un salvoconducto para aumentar sus márgenes de beneficio tras la caída de los contratos hipotecarios. El incremento de los préstamos preconcedidos, una herramienta comercial que los bancos suelen ofrecer a sus clientes habituales aunque no lo hayan solicitado, y la sencillez de las operaciones, que requieren escaso o nulo papeleo, han convertido estos créditos en los productos bancarios más demandados.

La moderada recuperación económica ha provocado un aumento del consumo, una situación que completa el puzzle donde encajan estos préstamos, a los que las familias malagueñas se aferran cada vez con mayor frecuencia. Banco Sabadell gestionó préstamos a hogares en la provincia por valor de 10,5 millones de euros en el primer cuatrimestre de este año. Los créditos más solicitados oscilan entre 10.000 y 12.000 euros, con un plazo de pago de 48 meses, y suelen ser destinados a reformas, compra de vehículos, celebraciones, vacaciones y tratamientos médicos y estéticos. El director comercial territorial de esta entidad, Enrique Crespo, considera que la recuperación económica está propiciando un incremento de la confianza entre las familias: «Llevamos dos años en que la nueva producción de crédito mantiene una tendencia al alza que confirma ese clima de seguridad».

Los créditos más solicitados oscilan entre 10.000 y 12.000 euros, con un plazo de pago de 48 meses

Los préstamos al consumo crecieron en España un 16 por ciento en 2017 respecto al ejercicio anterior, aunque el verdadero punto de inflexión tuvo lugar en 2016, cuando aumentaron un 28 por ciento respecto a 2015. Según el boletín estadístico del Banco de España, estas operaciones se realizan a un tipo medio de interés del 7,82 por ciento. Algunas entidades han creado plataformas específicas para estos créditos, como en el caso de Cajamar, que ha lanzado Cajamar Consumo. Su director territorial en Andalucía Occidental, Carlos Sánchez San Román, confirma que en Málaga «hemos percibido en los dos últimos años una reactivación del crédito al consumo después de un largo periodo de estancamiento y reducción». Sánchez San Román destaca que esta reactivación «es un claro síntoma de mejora de la capacidad económica de las familias», aunque reconoce que «hay cierta cautela por la crisis sufrida durante tantos años y la elevada tasa de paro que arrastramos».

También en Unicaja han experimentado «una evolución muy positiva» en la solicitud de nuevos créditos, aunque la firma malagueña incide en que siempre se rige por «nuestra habitual línea de prudencia en la concesión de préstamos», que divide en varios apartados, como motor, hogar o fidelidad, en función de las necesidades del cliente y de su comportamiento en la entidad. Desde Unicaja subrayan la importancia de ofrecer «facilidades de pago en condiciones competitivas y de disponer de la financiación a través de trámites sencillos». Esta fórmula (agilidad en las concesiones y formas de pago adaptadas a las necesidades de cada familia) han disparado las peticiones de préstamos personales en los dos últimos años, una tendencia que se mantendrá este ejercicio. Según datos del Banco de España, durante el primer cuatrimestre de este año, las operaciones de crédito al consumo dirigidas a familias aumentaron un 17,6 por ciento. También los cambios en los hábitos de pago de los españoles, cada vez más proclives al uso de las tarjetas de crédito y a firmar pequeños préstamos incluso por Internet, influyen en este aumento.

El aumento del consumo entre las familias españolas no supone únicamente un síntoma de recuperación económica, sino también una causa. Pese a que los salarios no terminan de subir, los gastos de los hogares no para de crecer, un escenario que ha aprovechado la banca para redoblar su apuesta por estos préstamos personales. En 2017, la concesión de créditos a familias alcanzó los 43.148 millones de euros, la cifra más alta de financiación de la última década. El estado de la tasa de ahorro, que ronda mínimos históricos, y la inyección de liquidez por parte del Banco Central Europeo a las entidades españolas ayudan a comprender el auge de estos créditos, un auténtico nicho de rentabilidad para las entidades financieras y un salvavidas para muchas familias, aunque nunca hay que olvidar leer la letra pequeña.

El aumento de los créditos al consumo inquieta al Banco de España (BE), que este año ya ha advertido en varias ocasiones de que vigila de cerca la política de concesión de estos préstamos. Este organismo público, encargado de supervisar el sistema bancario español, apunta a una «relajación» de los criterios fijados por las entidades financieras para otorgar estos créditos, que podrían llevar al sector a asumir «riesgos» en caso de que sean utilizados para elevar los ingresos sin asegurar las posibilidades de devolución: «Los créditos al consumo son un segmento de negocio que suele tener una morosidad relativamente elevada y en el que las garantías juegan un papel menor, por lo que habrá que analizar su evolución». El aviso está sobre la mesa.

Claves de la financiación

Créditos
Las entidades financieras han encontrado en estos créditos al consumo, utilizados cuando surgen pequeños y medianos gastos, un salvoconducto para aumentar sus márgenes de beneficio tras la caída de los contratos hipotecarios
Intereses
Según el boletín estadístico del Banco de España, estas operaciones se realizan a un tipo medio de interés del 7,82 por ciento
Microcréditos
Los microcréditos suelen concederse de forma 'online' por sociedades privadas que, al no ser bancos o establecimientos financieros, no están supervisadas por el Banco de España. Tienen cláusulas e intereses abusivos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos