Bankia aspira a devolver el 25% de las ayudas a la espera de acelerar su privatización

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ayer en la sede de la entidad en Madrid. :: efe/
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ayer en la sede de la entidad en Madrid. :: efe

El banco repartirá 2.500 millones a sus accionistas en tres años e indica que «es el momento» para que el Estado venda más paquetes accionariales

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. Bankia ha utilizado el plan estratégico que pondrá en marcha durante los tres próximos años para priorizar la devolución de las ayudas públicas que el banco recibió entre 2010 y 2013, y lo hará mejorando de forma notable la retribución a sus accionistas. Es decir, fundamentalmente al Estado, que tiene un 60% de su capital. El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri tiene previsto repartir 2.500 millones de euros hasta 2020, una cuantía que duplica a los 1.160 millones abonados en los cuatro últimos años. Lo hará tanto por el pago de dividendos periódicos como por el exceso de capital que genere el grupo más allá del ratio del 12%.

Si el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) mantuviera su actual participación en ese periodo, obtendría 1.500 millones por esta nueva política de retribución. La cifra se uniría a los 2.863 millones que Bankia ya ha reintegrado a las arcas públicas a través de los dividendos y de la venta de dos paquetes de acciones que tenía el Estado -un 7,5% hace cuatro años y otro 7% a finales de 2017-. En total, sumarían unos 4.400 millones, aproximadamente un 25% de los 18.000 millones del rescate de 2013, sin contar con las concedidas anteriormente y que sumarían 22.424 millones.

La otra vía para que Bankia devuelva el dinero recibido es la de las privatizaciones. Pero no está claro ni que el FROB vaya a cumplir el plazo establecido en diciembre de 2019 para vender, ni que, aunque lo haga, el retorno que obtenga sirva para cubrir el dinero inyectado tras la pérdida de valor bursátil sufrida por Bankia en los últimos años. Goirigolzarri mantiene su idea de que el rescate fue una buena decisión aunque en el futuro no se recuperen todas las ayudas; y confía en que este plan «ayude a que el FROB privatice al mayor precio posible». Ahora «es un buen momento» para que el FROB se deshaga de más paquetes «porque hay apetito por Bankia entre institucionales», según afirmó, aunque depende del Estado.

Beneficios de 1.300 millones

Una vez liberada de las restricciones impuestas por la Unión Europea por la inyección de ayudas, Bankia quiere abrirse a nuevos negocios y reforzar su posición en diferentes áreas comerciales para conseguir que el banco «sea el mejor de España», según afirmó ayer Goirigolzarri en la presentación de su estrategia. Prevé alcanzar un beneficio de más de 1.300 millones de euros en 2020, lo que supone un 62% más que el obtenido en 2017.

Además, quiere captar a 400.000 clientes y aumentar la vinculación de los usuarios que ya tienen, lo que les permitiría «incrementar ingresos y elevar las cuotas de mercado en productos rentables como los créditos al consumo, la financiación a empresas, los fondos de inversión o los medios de pago», explicó el consejero delegado, José Sevilla.

En el foco prioritario de Bankia no se encuentra una mayor contratación de hipotecas. El peso de los créditos sobre vivienda en su balance pasará del 61% actual al 54%. Tras verse perjudicado por la dependencia que tiene del euríbor -en negativo desde hace dos años-. El grupo considera que esta cartera ya tiene un peso «muy elevado» y lo razonable es «reducirlo». En su plan estratégico, la entidad no prevé aplicar más medidas de reestructuración, como el ERE acordado este mes tras fusionar BMN, ni tiene previsto realizar ninguna compra de ninguna otra entidad financiera.

 

Fotos

Vídeos