La banca pide agilizar en la UE el seguro de depósitos

J. A. BRAVO

madrid. Fondo, seguro o garantía, da igual el nombre que se le dé, pero varios representantes selectos del sector financiero en España y la UE mostraron ayer su respaldo decidido a que se apruebe un nuevo instrumento financiero en la zona euro que permita cubrir los depósitos de los clientes de la banca, al menos hasta 100.000 euros como ya ocurre a nivel nacional con el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Todos coincidieron en el acto por el décimo aniversario del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), donde el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, defendió la necesidad de que se le ponga ya «una fecha final de llegada» al que denominó «seguro de garantía de depósitos europeo», que además debería estar «plenamente mutualizado». «Tenemos que asegurar a los depositantes» que sus fondos (hasta el límite citado) «están igual de seguros, independientemente de la entidad en la que están y del país en el que vivan». La clave, añadió, es que ambos se encuentren dentro de la futura Unión Bancaria, un proyecto de los Estados del euro que camina despacio.

«Si la supervisión y la resolución de los bancos se llevan a cabo de manera centralizada, la responsabilidad sobre los depósitos también debería estarlo», reivindicó Hernández de Cos. Además de pedir esa «correspondencia» entre «las decisiones y las consecuencias» de las mismas, señaló que el análisis empírico disponible muestra que unas contribuciones de las entidades a ese «fondo de garantía» que sean «sensibles al riesgo no deberían suponer transferencias sistemáticas entre países».

«No es solo una cuestión de eficiencia económica o de correspondencia institucional -dijo-, sino también de equidad entre todas las personas que componen el proyecto común del euro». Menos exhaustivo en la defensa de esa garantía, pero igualmente firme, se mostró el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos.

Así, lamentó que pese a ser uno de los pilares de la futura Unión Bancaria, «desafortunadamente» no se avance «a la velocidad deseada» en su desarrollo. No obstante, para la presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König, el BCE y los bancos centrales nacionales deberían tomar una posición predominante, en la medida de que en última instancia se habla de «problemas de liquidez» de las entidades.

Por su parte, la ministra de Economía, Nadia Calviño, señaló que hay una «práctica unanimidad» entre todos los países del euro para avanzar «lo antes posible» en el Mecanismo Común de Garantía de Depósitos (EDIS en inglés), su nombre oficial. Y eso, dijo, «es una buena noticia».

Más