Apuesta por la expansión internacional para crecer con el comercio electrónico

J. A. BRAVOMADRID.

Correos elevó su facturación un 9,5% en 2018 hasta superar los 2.000 millones de euros por vez primera desde 2011. Fue también su nivel más alto en 15 años, una gran noticia para la empresa pública de mayor tamaño (más de 51.000 empleados), que, sin embargo, sigue presentando su cara negativa en los resultados netos pues todavía continúan siendo negativos.

Por eso la cúpula de la compañía presidida por Juan Manuel Serrano ha puesto en marcha nuevos planes, enfocados a reforzar su negocio logístico por el crecimiento incesante del comercio electrónico y, a la vez, realizar una apuesta decidida por la expansión internacional. Así, invertirá 5,7 millones de euros para entrar en China, su segundo mercado internacional tras comenzar este mismo año a operar en Portugal. Para ello constituirá una sociedad conjunta con dos operadores logísticos, uno local y otro internacional.

En el gigante asiático establecerá una planta de admisión y clasificación de paquetería, apenas a 100 kilómetros de Hong Kong. China, además de puerta de privilegio al creciente mercado asiático, es el mayor generador de comercio electrónico del mundo: más de 50.000 millones de paquetes intercambiados en 2018, el 8,8% hacia el exterior.

Los sindicatos apoyan esta expansión, que se verá acompañada de un refuerzo de su presencia nacional. Correos quiere servir de alternativa al cierre de casi 18.000 sucursales bancarias en España, la mayoría en zonas rurales. En sus oficinas, gracias a acuerdos con varias firmas financieras, se podrán abrir cuentas y depósitos, retirar efectivo, etcétera. Pero en CC OO ven «urgente» aprobar un nuevo Plan Estratégico que vertebre esas y otras iniciativas.