La sandía sin huesos, la reina del campo malagueño

La sandía sin semillas es la preferida por el mercado /a. p.
La sandía sin semillas es la preferida por el mercado / a. p.

El 70 por ciento de esta fruta tan veraniega que se produce en Málaga es actualmente sin pepitas, cuando hace apenas seis años eran la minoritarias

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Las casas de semillas y los agricultores lo tienen muy claro. Hay que ofrecer al mercado las frutas y verduras que piden los consumidores. Hace apenas una década muy pocos se podían imaginar que las sandías sin semillas iban a convertirse en las preferidas del mercado. Sin embargo, hoy en día el 70 por ciento de las sandías que se producen en el campo malagueño es sin huesos. Málaga produce una media de unas 4.100 toneladas de sandías al año. Sin embargo, es Almería que encabeza la producción con 558.223 toneladas, de las 660.225 de toda Andalucía.

Uno de los grandes productores Málaga es la familia Torres, al frente de la cual se encuentran los hermanos Manuel y Francisco Torres, lo cuales cuentan incluso con su propia marca: Sandías Miguel Torres. Cultivan una media anual de unas 50 hectáreas, en la zona de Churriana y Alhaurín de la Torre, principalmente. Se trata de la mitad de la superficie dedicada a este cultivo en toda la provincia (algo más de 100 hectáreas al aire libre, y sólo tres hectáreas en invernadero). Manuel y Francisco han visto como en sólo seis años la sandía sin huesos se ha convertido en la reina del campo malagueño.

Lo que no saben los consumidores es que no se pueden producir sólo y únicamente esta fruta sin semillas. La razón es que para producir las variedades sin semillas, se necesitan las convencionales o con pepitas. Las que no tienen semillas son sandías estériles, también denominadas triploides. El motivo es que no produce polen viable en cantidad suficiente para inducir cuajado y desarrollo del fruto. Por tanto, los agricultores deben intercalar sandías diploides polinizadoras (convencionales o con hueso) con sandías triploides para proporcionar polen adicional que necesitan Hay casas semilleras que desarrollan variedades comerciales de sandías polinizadoras.

Las plantas triploides estériles no producen semillas verdaderas, sino pequeñas semillas blandas de color blanco o cáscaras de semilla. Este es el tipo de pepitas que se encuentran en las variedades sin semillas.

El mercado está marcando otros cambios que empiezan a tener en cuenta los productores de sandías. Los países europeos demandan cada vez más fruta de un tamaño más mediano, entre tres y cinco kilos como máximo. El motivo es que ocupan menos espacio en los frigoríficos y los hogares están formados cada vez por menos miembros. En cambio, en el mercado de la provincia, según Francisco Torres, al igual que en otras provincias andaluzas, la sandía más demanda es la grande, de hasta 10 y 12 kilos. En Málaga es frecuente además que en los mercados se ofrezcan sandías por cuartos e incluso mitades.

Esta tendencia hace que las casas de semillas ofrezcan variedades medianas y no grandes.

Sandías Miguel Torres comienza la campaña de plantación en febrero y la mantiene de manera escalonada hasta primeros de julio. El objetivo es conseguir también una cosecha escalonada para no saturar al mercado. La campaña de recolección de esta fruta en la provincia abarca de primeros de junio hasta finales de octubre.

Este año, debido al calor registrado en primavera se ha adelantado la plantación en algunas zonas como Almería y Marruecos, lo que ha provocando también que se haya adelantado la cosecha.

«La sandía es una fruta de verano, que apetece en los meses de calor. Por ello el mercado se ha mostrado un tanto estancado, lo que ha ocasionado que los precios hayan caído hasta 50 céntimos de euros por kilo. No sabemos, como se comportarán las cotizaciones cuando lleguen las altas temperaturas», señala Francisco Torres.

Sandías Miguel Torres destina la sandía mediada al mercado europeo, y la grande al nacional.

A la espera de que comience la cosecha de esta fruta en la provincia, las que se están comercializando en los mercados de la provincia provienen de Almería, en unos casos, o de Merruecos, en otros. La procedente del país norteafricano es una sandía tipo Crimson, identificable por su forma de apepinada. Tiene pepitas y es de gran tamaño, piel gruesa y muy dulce. Es una sandía competitiva en precio, dado que el coste de la mano de obra es bastante más bajo que en España. La sandía marroquí se recolecta antes que la malagueña entre 25 días y un mes. La nacional en cambio es redonda, y en este momento son mayoritariamente sin semillas.