Prueban en Florida nuevas variedades de cítricos tolerantes al 'greening'

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Los citricultores del estado de Florida, Estado Unidos, están esperanzados con poder hacer frente a la crisis del 'greening' de los cítricos, después de haber visto algunos naranjos injertados que fueron mostrados durante el centenario del UF/IFAS Citrus Research and Education Center. Científicos de la Universidad de Florida y Tropicana han unido fuerzas para probar nuevas variedades de cítricos creados por el UF/IFAS Citrus Research and Education Center para ser tolerantes al 'greening' y ofrecer un jugo de mejor sabor.

El 'greening' entra a través del Trioza erythreae, que chupa de la savia de la hoja y deja las bacterias que propagan la enfermedad. La bacteria se mueve por el árbol a través de los floremas (las venas de los árboles) hasta infectar a todo el árbol.

Los árboles enfermos producen frutos deformes, amargos e incomibles. En la actualidad, no existe ningún tratamiento efectivo para el HLB.

El mapa de la enfermedad se centra el continente americano, en Estados Unidos, en la zona de Florida; en Brasil, Argentina y otras zonas de Latinoamérica.

En los ensayos que se están llevando a cabo en Florida, Tropicana ha cedido 5,9 hectáreas para la prueba de nuevas selecciones. Se están combinando vástagos y portainjertos con una tolerancia razonable que los productores deberán considerar como soluciones a corto plazo para vivir con el 'greening' hasta que se desarrollen verdaderos árboles resistentes al HLB.

Amenazas

En un foro recién celebrado en Huelva, expertos han afirmado que las dos amenazas de los cítricos, desde el punto de vista de la sanidad vegetal, son el 'greening' y la 'xylella', y que ambas enfermedades están actualmente bajo un estricto control de la administración pública, aunque ello no quiere decir que «haya que bajar la guardia».

En la península existen dos focos controlados de 'greening', uno en Galicia, y otro en Portugal. Ninguno está localizado en producciones frutícolas, sino que se han instalado por el traslado de plantones desde zonas ya infectadas y que se utilizan como plantas ornamentales o decorativas; es decir, que no tienen tratamientos rigurosos ni continuados.

Los vectores causantes de esta plaga, la psila africana (Trioza erythreae), han ido ganando terreno, de forma que el foco gallego ya se ha unido al portugués y ahora avanza hacia el sur. Ya se encuentra en la zona de Lisboa y se prevé que siga por la franja litoral, por lo que tarde temprano aparecerá en el sur de Portugal.

La psila africana, como se conoce vulgarmente al insecto que propaga esta plaga, está instalado en zonas de Canarias y las Azores; islas desde las que ha saltado a la península por el traslado de plantones, lo que ha hecho que se haya prohibido el traslado de material vegetal desde estas zonas. El 'greening' es una enfermedad que se extiende con una gran rapidez, y aunque la psila se controla bien con las herramientas que existen en el mercado, «lo complicado es poner una barrera posterior».

Las asociaciones agrarías han pedido a la autoridades, en el caso español, que extremen la vigilancia. El Ministerio de Agricultura y las Comunidades Autónomas han elaborado un Plan de Contingencia para la Explotación y Control de Greening. No obstante, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASJA) denunciaba hace unas semanas la presencia irregular, fraudulenta y clandestina en la citricultura valenciana de una variedad de mandarina originaria de Florida, una de las regiones más castigadas por el 'greening'.

 

Fotos

Vídeos