La preocupación se apodera del sector de la pesca de arrastre en la provincia

En la provincia viven de la pesca de arrastre un total de 36 embarcaciones./Agustín Peláez
En la provincia viven de la pesca de arrastre un total de 36 embarcaciones. / Agustín Peláez

Consideran que el apoyo del Gobierno al plan para gestionar la pesca en el Mediterráneo Occidental provocará su desaparición

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Comisión de Pesca del Parlamento Europeo (PE) dio luz verde la pasada semana al nuevo plan para gestionar la pesca en el Mediterráneo Occidental centrado en las poblaciones de peces demersales, aquellos que viven cerca del fondo marino. El plan conllevará el establecimiento de importantes recortes para la flota de arrastre. Según datos de 2015, 10.900 embarcaciones de España (un 39% del total), Italia (50%) y Francia (11%) se verían afectadas. Las principales especies demersales incluidas en el plan de gestión son la merluza, el salmonete, la cigala y diferentes tipos de gamba a través de medidas como la reducción de los máximos admisibles de esfuerzo pesquero.

La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, se reunió el pasado lunes con representantes del sector pesquero, incluido el andaluz, para explicar la postura del Gobierno. Según el sector, tras varias reuniones con Francia e Italia en el marco de la negociación de la Presidencia del Consejo de la UE elaboró un texto de compromiso que el Gobierno consideró aceptable. Sin embargo, para las asociaciones y cofradías andaluzas de pescadores, este compromiso, que se ha llevado a cabo a espaldas del sector, supera todas las líneas rojas que el arrastre había manifestado para garantizar la rentabilidad de la actividad y no desaparecer.

En la provincia viven de la pesca de arrastre un total de 36 embarcaciones.

«Estamos muy preocupados, porque se ha vuelto a la propuesta original que incluye medidas que no son factibles para el sector del arrastre andaluz», ha manifestado el vicepresidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (FAAPE), José María Gallart.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Cofradías de Pescadores de la provincia y patrona mayor de la cofradía de Caleta de Vélez, María del Carmen Navas Guerrero, ha manifestado que lo sucedido es que el Ministerio considera aceptable una posible reducción de un 50% del esfuerzo pesquero en los primeros cinco años del plan (10% el primer año y la misma cantidad el resto de años), algo con lo que el sector no está en absoluto de acuerdo.

«Seguimos defendiendo un umbral mínimo de días de actividad para la flota no inferior a 190 días. Si se reduce la actividad, como recoge el plan, un 50%, sólo podremos faenar seis de los doce meses del año», ha explicado Navas.

Aval científico

Sobre la propuesta de prohibir el uso de redes de arrastre en las aguas que quedan dentro de la isóbata de 100 metros de profundidad entre el 1 de mayo y el 31 de julio de cada año, el sector considera que se trata de una medida que no tiene justificación alguna puesto que no tiene aval científico.

Gallart y Navas han coincidido en señalar que se trata de reducciones inasumibles por el sector del arrastre. «Todo lo que habíamos avanzado resulta que no se ha tenido en cuenta y lógicamente estamos muy preocupados», han señalado.

Así las cosas, desde el sector pesquero andaluz, incluido el malagueño, se van a iniciar una serie de reuniones con los partidos políticos a nivel nacional para que conozcan la situación.

La próxima semana tienen previsto mantener encuentros con Ciudadanos y PSOE, formación ahora en el Gobierno central. Se da la circunstancia de que desde la formación socialista se ha mantenido desde que se conoció la propuesta de Europa que el plan de gestión de pesca puede causar un «grave perjuicio» a la flota andaluza (93 embarcaciones en Andalucía, de las que 36 son de Málaga).