La Mayora investiga cómo mejorar la polinización del aguacate

La investigadora Librada Alcaraz. /A. Peláez
La investigadora Librada Alcaraz. / A. Peláez

Aunque se trata de uno de los árboles con unas de las floraciones más abundantes, menos del uno por ciento de las flores se convierten en fruto

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

El aguacate ('Persea americana'), también conocido como palto, es un árbol perteneciente a la familia 'Lauraceae', igual que el laurel. Se trata de uno de los frutales que más cantidad de flores tiene durante la floración. Produce millones de flores por árbol. Este año la floración en las plantaciones de la provincia se ha adelantado unas semanas. Lo normal es que la variedad hass florezca entre finales de marzo y principios de abril, sin embargo esta campaña hay explotaciones en flor desde hace ya más de una semana. A pesar de la abundantísima floración del aguacate, sólo una mínima parte termina convirtiéndose en fruta. Según los científicos, menos del 1% se convierten en fruto y cuajan como tales. Por ello, conocer todos los secretos de la floración y su polinización es clave para aumentar el bajísimo porcentaje de flores que terminan convirtiéndose en fruta.

En Málaga, el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora lleva años investigando cómo mejorar la polinización de aguacate. Estos estudios son de vital importancia para el sector tropical, toda vez que con sólo conseguir que un 2% de las flores se conviertan en fruto se estaría duplicando la producción. Las investigaciones en este sentido las dirige uno de los científicos con más distinciones y reconocimientos a nivel internacional, miembro de honor de la Botanical Society of America, el profesor de investigación y director del grupo de Fruticultura Subtropical Iñaki Hormaza. Su equipo ha conseguido averiguar la existencia de una estrecha correlación entre el estatus nutritivo de la flor y el cuajado. Gracias a tales estudios se sabe que las flores con más contenido de almidón tienen más posibilidades de cuajar y terminar convertida en fruta. También se sabe que la mayoría de las flores del aguacate tienen poco almidón y por consiguiente muy pocas opciones de terminar convertidas en fruto.

Actualmente, La Mayora está estudiando en qué momento se acumula el almidón en la flor, utilizando para ello diversas técnicas y manejos de cultivo.

Según la investigadora Librada Alcaraz, miembro del equipo de Fruticultura Subtropical de La Mayora, avanzar en un mayor conocimiento de la polinización de la flor del aguacate es un proyecto a largo plazo, toda vez que son muchos los factores que intervienen en el cuajado del aguacate, desde la propia biología de la flor, el tipo de insecto polinizador e incluso la temperatura.

Desde La Mayora se ha probado incluso con la polinización artificial del aguacate, un sistema que ha permitido aumentar el cuajado entre un 3 y un 4 por ciento, pero que debido a la complejidad y al aumento de la mano de obra no compensa a nivel comercial pero que ha puesto de manifiesto que uno de los principales factores que limitan la producción de aguacate es la polinización.

En el desarrollo de los estudios que se llevan a cabo, La Mayora utiliza maquinaria y equipo de última generación, como una fitocámara capaz de reproducir en condiciones controladas el ambiente deseado para estudiar sin interferencias el cuajado. Esta cámara permite estudiar los efectos de las bajas temperaturas en el cuajado y realizar cruzamientos para evaluar qué polen es de más calidad.

Según Alcaraz, la flor del aguacate es hermafrodita. «Primero abre en estado femenino, se cierra y se abre nuevamente al día siguiente en estado masculino. Ello es para evitar la autofecundación», explica. Ese comportamiento en su floración se denomina dicogamia protogínica. Pero además en el aguacate hay dos tipos de variedades según la floración. Variedades de tipo A, entre los que se encuentran hass, lamb hass o reed, y de tipo B como bacon, fuerte o zutano. «Las A abren en femenino por la mañana, se cierran por la tarde y abren al día siguiente en masculino por la tarde. Las B abren en femenino por la tarde, se cierran y abren en masculino por la mañana. Hay unas dos horas en las que las flores masculinas y femeninas coexisten en el mismo árbol o entre árboles de la misma variedad y se puede producir la autopolinización. El polen debe llegarles en estado femenino para que la polinización sea efectiva», explica Alcaraz.

Con el fin de ver cómo aumentar la fecundación, desde el IHSM La Mayora se están utilizando diversos sistemas. Uno consiste en el uso de hoteles de insectos en las plantaciones para favorecer que la polinización la realicen insectos adicionales a la abeja de la miel (abejas solitarias y sírfidos). Entre otras cosas porque se sabe que la abeja doméstica europea o abeja de la miel 'Apis mellifera') no es un polinizador óptimo para el aguacate. En parcela de la finca experimental se están utilizando sírfidos en cabinas para comprobar su efectividad. Otro se basa en el aumento del número de colmenas en las plantaciones, a la vez que también se están realizando ensayos de polinización manual para la búsqueda de polinizantes con los que incrementar la producción. Paralelamente, La Mayora está estudiando cómo aumentar el contenido de almidón de las flores para mejorar su calidad y con ello aumentar el porcentaje de cuajado de fruto.