Marisqueros cifran en 400.000 euros las pérdidas por el cierre de los caladeros por toxinas

La parada del marisqueo por toxinas pasa factura al sector y envía al paro a 400 marineros./Agustín Peláez
La parada del marisqueo por toxinas pasa factura al sector y envía al paro a 400 marineros. / Agustín Peláez

Las Cofradías de Pescadores de la provincia exigen a la Junta de Andalucía una línea de ayudas por no poder salir a faenar

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El paro obligatorio de la flota de marisqueo de la provincia por los elevados niveles de toxinas DSP y PSP en las chirlas, coquinas y conchas finas del litoral comienza pasar factura al sector. Primero porque hay marineros que por no poder faenar se han tenido que ir al paro, y segundo porque el sector pesquero ha dejado ya de ingresar más de 400.000 euros, que es el valor de las capturas que no se han podido coger por esta causa justo cuando los moluscos bivalvos afectados alcanzar una mayor cotización en lonja. Debido a la masiva afluencia de turistas, algunas especies como las coquinas, la chirla y la concha fina llegan casi cuadruplicar su precio, por lo que la campaña de verano es uno de las más rentables para los pescadores. La flota del marisqueo de la provincia está integrada por 126 embarcaciones, que emplean a unas 400 marineros. «La tripulación de cada barco cobra a la parte, por lo que su sueldo está función de las capturas diarias y el precio que alcanza en la lonja. Esto significa que si no pueden salir a faenar, no capturan nada y por tanto no cobran. Por este motivo, debido a lo prolongado ya de la parada, todos los armadores no han tenido más remedio que enviar al desempleo a sus marineros», según el presidente de la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores de la provincia, que agrupa a los puertos de Estepona, Marbella, Fuengirola, Málaga y Caleta de Vélez), Miguel Ángel Carmona, que ha recordado que algunas flotas como las de la Costa del Sol occidental llevan ya tres semanas paradas por toxinas (algunas zonas llevan cerradas por DSP y PSP desde el 17 de julio).

Noticias relacionadas

Carmona ha recordado que hace muchos años que no se daba una situación tan grave como la de este verano en la que todas las zonas productoras han tenido que ser cerradas por toxinas. «Otras campañas estivales, el cierre ha afectado sólo a zonas concretas, permitiendo a la flota poder faenar en el resto», ha explicado Carmona, que no alcanza a comprender cómo desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural no se han dado pasos encaminado a tratar de paliar los graves daños que está sufriendo el sector debido a las toxinas.

Los marineros de la flota, unos 400, se han tenido que ir al paro al no poder trabajar

«De la flota de marisqueo viven más de 400 familias en la provincia que han visto como se han torcido todas sus expectativas de ganar algo más en verano para soportar mejor los meses de invierno, a tener que irse al paro de cabeza porque no pueden faenar. La situación es catastrófica, como cuando se producen daños cuantiosísimos por un temporal», ha manifestado el representante de las Cofradías de Pescadores de la provincia.

Carmona ha confirmado que el sector ha remitido a través de la Federación Regional de Cofradías de Pescadores un escrito al consejero de Agricultura y Pesca, Rodrigo Sánchez Haro, exigiendo una ayuda para el marisqueo debido a la gravedad de la situación.

Movilizaciones

«Algunos llevamos parados ya más de tres semanas y la Junta no puede mirar hacia otro lado. Pero lo peor de todo es que no hay previsiones de que la situación mejore a corto plazo. No hay certeza sobre cuándo se podrán reabrir las zonas productoras. Hace unos años la zona de Fuengirola estuvo cerrada nueve meses por DSP. Estamos esperando a ver qué pasos da la Consejería con relación a nuestra demanda. Si no hay respuesta nos veremos obligados a tener que movilizarnos», ha anunciado Carmona.

El sector califica de «catastrófica» la situación generada a los 126 barcos de marisqueo

La presencia de las toxinas DSP y PSP en bivalvos es un proceso natural y los mismos animales las eliminan progresivamente de su organismo. La Consejería levantará las prohibiciones en cuanto se compruebe que los moluscos se encuentran en óptimas condiciones. Actualmente está cerrado el marisqueo de varios moluscos en las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga por elevados niveles de toxinas DSP y PSP.

La Junta dice que las ayudas para la flota por esta causa corresponden a la UE

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Javier Salas, ha recordado que la Junta de Andalucía reclamó la inclusión de ayudas para la flota marisquera por los paros ocasionados por el cierre de caladeros afectados por la incidencia de las toxinas DSP y PSP, unas ayudas que sí se habían incluido en el anterior marco europeo y que sí fueron percibidas en los paros ocasionados. Salas ha recalcado en un comunicado que el establecimiento de ayudas de este tipo corresponde a la UE y es el Gobierno central, como el del resto de estados miembros, el que debe negociar, presionar y defender los intereses de cada sector en las políticas comunitarias para que estas ayudas sean contempladas. Asimismo ha insistido en que «las ayudas que ahora exige el PP a la Junta de Andalucía las establece la UE y sí fueron contempladas en el marco europeo anterior, que no fue negociado por un Gobierno del PP como ha ocurrido en el actual marco europeo en el que Andalucía ha vuelto a ser maltratada por la nula defensa que el PP hace de los intereses de los andaluces, especialmente del sector agrario y pesquero».

El delegado de Agricultura y Pesca ha recordado que en la negociación del actual marco europeo «no sólo no se defendieron a los sectores agrícolas y pesqueros de Andalucía sino que se recortaron a Andalucía 1.000 millones de euros de la actual Política Agraria Común de los fondos que la Unión Europea asigna a los estados».

Según Salas, en el marco europeo 2007-2013 se establecieron 1,53 millones de euros de ayudas a los marisqueros de Andalucía -la mayoría de esta flota pertenece a Málaga- para circunstancias como la relativa a la incidencia de toxinas en el marisco.

El delegado territorial ha insistido en que «el apoyo de la Junta de Andalucía al sector agrícola y pesquero es indudable y ha recordado que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural asume el coste de las analíticas del marisco capturado por la flota andaluza cuando el reglamento europeo establece que es obligación de los productores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos