La malagueña Frutas Rubio Sánchez quiere crecer en ventas fuera de España

Francisco Rubio, de Frutas Rubio Sánchez./
Francisco Rubio, de Frutas Rubio Sánchez.

La empresa especializada en la producción y comercialización de cítricos busca en Fruit Attraction nuevas vías para exportar más

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZEnviado especial Madrid

Frutas Rubio Sánchez es una pequeña empresa familiar que inció su actividad en la década de los 60 del pasado siglo en la capital malagueña de la mano de su creador Miguel Rubio, que la ha convertido con el paso del tiempo en una de las más grandes en la comercialización de cítricos de Málaga y Andalucía. La firma, que tiene su sede en el polígono de La Huertecilla de la capital, comercializa anualmente un volumen de fruta que supera los 60 millones de kilos.

Según el director comercial de Frutas Rubio Sánchez, Francisco Rubio, la empresa está especializada en limones, naranjas y clementinas, que vende sobre todo a nivel nacional. El 80 por ciento del negocio de la firma malagueña se centra en el mercado nacional, mientras que sólo el 20 por ciento restante va a parar fuera de España.

Sin embargo, la empresa considera que ya ha llegado la hora de intentar exportar más. Con esta finalidad, Frutas Rubio Sánchez participa por primera vez este año en la Feria Internacional de Frutas y Hortalizas, Fruit Attraction, con el objetivo de establecer contactos dirigidos a incrementar sus exportaciones.

Rubio Sánchez comercializa buena parte de la producción de cítricos de Málaga. Según Francisco Rubio, el 60 por ciento de la producción que vende la empresa procede del campo malagueño, y el resto de Sevilla. La marca más conocida de Frutas Rubio Sánchez, que también es productora de cítricos, es Mari.

Según el aforo de cítricos para 2018-2019 en Andalucía, la provincia de Málaga repetirá nuevamente durante esta campaña como la mayor productora de limón de Andalucía con una cosecha estimada de 74.616 toneladas, frente a las 65.147 de la anterior anualidad 2016-2017, lo que representa un incremento del 14,5 %.

Málaga prevé una producción de naranja dulce de 89.049 toneladas, un 13 % menos que en la anterior cosecha, en la que la producción alcanzó las 102.335 toneladas. En cuanto a mandarina, la producción estimada será de 27.053 toneladas, frente a las 27.496 de la campaña 2017-2018. En cuanto a la cosecha de pomelo, el aforo estima sólo 1.117 toneladas, casi la mitad menos (-46,2%) que en 2017-2018, cosecha en la que la provincia alcanzó las 2.078 toneladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos