Málaga, la despensa del cilantro y el perejil del Reino Unido

La Palma genera en campaña más de un centenar de puestos de trabajo. :: a. peláez/
La Palma genera en campaña más de un centenar de puestos de trabajo. :: a. peláez

El tropical resta cada vez más terreno al cultivo de hierbas aromáticas en la Axarquía, principal zona de producción

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El Reino Unido es el destino de, prácticamente, la totalidad de algunas de las hierbas aromáticas que más se cultivan en el campo malagueño. Este es el caso del cilantro y el perejil, tanto liso o común, como rizado. Eso lo sabe bien el Grupo La Palma, integrado entre otros por las empresas Horto Palma y Semilleros La Palma, con sede en Vélez-Málaga. No en balde La Palma es el mayor productor de hierbas aromáticas de la provincia con cerca de 1.000 toneladas anuales. Y ello en una comarca, la Axarquía, donde la producción de frutas tropicales no dejan de restarle superficie del cultivo de hierbas aromáricas como el cilantro, el perejil o la hierbabuena.

Grupo La Palma lleva ya cerca de 30 años dedicada a estos cultivos, además de a la producción de plantas ornamentales. Detrás de esta compañía malagueña se encuentran Juan Ferrer, uno de los socios creadores de la Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Trops, hoy convertida en la mayor empresa productora y comercializadora de aguacate y mango nacional con 2.800 socios, y el británico Peter Langdale. Desde hace varios años La Palma comercializa su producción de hierbas aromáticas de manera independiente y no a través de Trops.

La Palma dedica a la producción de hierbas aromáticas unas 70 hectáreas. El 60% de su producción corresponde a cilantro, un 35 por ciento a perejil y el resto a otras hierbas, entre ellas puerro y hierbabuena. El 99,9% de su producción tiene como destino el mercado exterior, siendo Reino Unido el prioritario.

La Palma dedica a la producción de hierbas aromáticas unas 70 hectáreas. El 99,9% de su producción tiene como destino Reino Unido

La campaña de producción abarca de octubre a finales de junio (nueve meses al año), aunque en los meses de verano, esta firma axárquica se dedica también a producir perejil para Verdifresh, proveedor de ensaladas de Mercadona.

Según Langdale, la principal exigencia de sus clientes británicos es disponer de cilantro y perejil todo el año. «Nosotros le producimos nueve meses al año y no podemos fallar nunca. Para ello programamos los cultivos de manera escalonada para poder contar siempre con producto. Asimismo Grupo La Palma juega con distintas variedades para poder estar produciendo de octubre a junio», explica.

Certificaciones

Toda la producción de La Palma es al aire libre y está sometida a continuos controles de calidad. «Contamos con las certificaciones más exigentes y realizamos controles microbiológicos de manera constante y muy rigurosos», explica Longdale.

Programar los cultivos no es fácil. Según Langdale, el perejil, ya sea liso o rizado, permite varios cortes. Esto significa que no hay que reponer la planta cada vez que se realiza una cosecha. Hay plantas que duran todo el año. En cambio, el cilantro exige reponerlo después de cada corte. «Tenemos que tener en cuenta también las condiciones climáticas, toda vez que el perejil rizado no sorporta demasiado calor», explica. Además dependiendo de la época de siembra el desarrollo de la planta es más o menos largo. Con el objetivo de acortar al máximo el periodo de producción, utiliza mantas térmicas en sus cultivos. «Sin mantas térmicas hay variedades que necesitan hasta 120 días para poder ser cosechadas. Con estas mantas, el desarrollo se reduce a entre 70 y 80 días», apunta Langdale.

Para Grupo La Palma, la comarca de la Axarquía es ideal para producir hierbas aromáticas gracias a sus condiciones climáticas. La mayor parte de la superficie cultivada por esta empresa corresponde a fincas y parcelas arrendadas. La presión que ejerce el sector tropical lleva años restándole espacio a las hierbas aromáticas. «Llevamos años viendo cómo fincas que teníamos arrendadas para nuestra producción están siendo transformadas en explotaciones de mangos y aguacates», señala.

Todas las plantaciones cuentan con riego por goteo, para controlar tanto la aportación de abono como la cantidad de agua que necesita sin malgastar este recurso.

Al tratarse de un cultivo menor, el de las hierbas aromáticas, la disponibilidad de productos fitosanitarios es muy reducida. Las principales plagas que afectan a estos cultivos la oruga, la rosquilla y el pulgón.

Para Langdale, el sector de la hierbas aromáticas es muy especializado. «Trabajamos como un sastre. Todo lo hacemos a medida de las exigencias de nuestros clientes. Hay quienes exigen un determinado peso por manojo, un determinado grosor de los mismos e incluso que el tallo tenga una longitud concreta, y eso se hace desde la misma finca».

Mecanización

Las dificultades de mecanización además hace que estos cultivos sean muy sociales, toda vez que exigen mucha mano de obra. En plena campaña la empresa cuenta con una plantilla de recolectores de un centenar de trabajadores.

La lluvia no es una buena aliada durante la recolección, ya que puede afectar a la vida útil del producto. La empresa es capaz de poner el producto en su mercado de destino en tres días desde la recolección. «Nuestros clientes hacen además pruebas continuas para comprobar la vida del mismo desde que llega al supermercado. Las hierbas deben llegar en perfecto estado, ya que en caso contrario pueden ser rechazadas. Los mercados son muy exigentes y tanto el cilantro como el perejil son productos perecederos», explica Langdale.

Es el mayor productor de la provincia con cerca de 1.000 toneladas anuales

La sección de hierbas aromática de La Palma tiene su sede en las antiguas instslaciones de Trops en El Trapiche, donde dispone de cámaras de enfriamiento al vacío para conseguir la temperatura idónea para proceder al transporte de sus producción al mercado británico. El sistema de refrigeración al vacío permite a la empresa poder que sus hierbas alcancen los tres grados de temperatura en apenas 30 minutos y de manera uniforme.

«En el campo, los manojos pueden alcanzar los 20º y este sistema nos permite reducir y mejorar su conservación en un corto espacio de tiempo», según Langdale.

La gran inquietud de este empresa se centra ahora en el 'Brexit', teniendo en cuenta que precisamente es el Reino Unido su principal destino.

En Andalucía existen también importantes zonas de producción en la provincia de Almería.