Málaga, entre las áreas de emergencia cinegética temporal por sarna en cabra montés

Ejemplar de cabra montés /SUR
Ejemplar de cabra montés / SUR

La situación, que afecta también a Almería, Cádiz, Jaén y Sevilla, se mantendrá hasta 2020-2021, según la Junta

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha declarado área de emergencia cinegética temporal por sarna sarcóptica en cabra montés (Capa pyrenica hispanica) diversos términos municipales de las provincias de Almería, Cádiz, Jaén, Málaga y Sevilla como medida para mejorar la situación sanitaria de las poblaciones. Según publica el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), esta situación permanecerá vigente durante esta temporada de caza y la próxima (2019-2020 y 2020-2021), salvo que la Consejería dé por controlado el episodio de sarna. El mantenimiento de esta emergencia cinegética temporal ha sido aprobada por unanimidad por el Comité de Caza del Consejo Andaluz de Biodiversidad, celebrado el 30 de abril de 2019.

La resolución aprobada incorpora una novedad respecto a años anteriores al contemplar la posibilidad de administrar de forma excepcional tratamientos con productos antiparasitarios en puntos exclusivos para esta especie. Esta medida se podrá llevar a cabo bajo prescripción facultativa veterinaria y autorización de la Consejería, así como en el marco de un protocolo de administración que se facilitaría desde los Departamentos de Caza y Pesca o desde el Plan de Vigilancia Epidemiológica. Estos tratamientos ya se han puesto en marcha en otras comunidades con éxito y de forma experimental en Andalucía desde 2012 en la Reserva Andaluza de Caza (RAC) de Serranía de Ronda, una medida autorizada por la Junta Rectora del Parque Natural.

La declaración publicada en el BOJA afecta en el caso de la provincia de Málaga a 61 municipios con zonas bajo esta declaración de emergencia. Se trata de Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almogía, Alora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Ardales, Arriate, Benahavís, Benalmádena, Benaoján, Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Casarabonela, Casares, Coín, Colmenar, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas del Becerro, El Burgo, Estepona, Faraján, Frigiliana, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Igualeja, Istán, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Marbella, Mijas, Monda, Montecorto, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pujerra, Ronda, Salares, Sedella, Teba, Tolox, Torremolinos, Valle de Abdalajís, Villanueva de la Concepción, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco y Yunquera.

Por lo que se refiere a la provincia, la declaración se produce en el caso del Parque Natural de las Sierras Tejeda-Almijara y en sus respectivos municipios con carácter preventivo, cosa que no sucede en el resto de las localidades incluidas en la declaración. Según el director del Parque Natural Tejeda-Almijara, ello no afecta a la caza de la cabra montés, que se podrá seguir realizan con los correspondientes permisos y de manera selectiva.

En el caso de Cádiz son nueve localidades: Algodonales, Benaocaz, El Bosque, El Gastor, Grazalema, Olvera, Ubrique, Villaluenga del Rosario y Zahara de la Sierra. En esta ocasión se incorporan, por primera vez, las poblaciones de Morón de la Frontera y Coripe en la provincia de Sevilla. A estos territorios se suman 61 términos municipales de Almería: Almería capital, Abla, Abrucena, Adra, Alboloduy, Alcolea, Alcóntar, Alhabia, Alhama de Almería, Alicún, Almócita, Alsodux, Bacares, Bayárcal, Bayarque, Beires, Benahadux, Bentarique, Berja, Canjáyar, Castro de Filabres, Dalías, Darrical, El Ejido, Enix, Felix, Fiñana, Fondón, Gádor, Gérgal, Huécija, Huércal de Almería, Illar, Instinción, Laroya, Laujar, Macael, La Mojonera, Nacimiento, Ohanes, Olula de Castro, Padules, Paterna del Río, Pechina, Purchena, Rágol, Rioja, Santa Cruz, Santa Fe de Mondújar, Senés, Serón, Sierro, Suflí, Tabernas, Tahal, Terque, Las Tres Villas, Turrillas, Velefique, Viator y Vícar.

En cuanto a la provincia de Granada, se ven afectados 81 términos municipales: Albondón, Albuñán, Albuñol, Aldeire, Alfacar, Alicún de Ortega, Almegíjar, Alpujarra de la Sierra, Alquife, Baza, Beas de Granada, Beas de Guadix, Bérchules, Bubión, Busquístar, Cádiar, La Calahorra, Cáñar, Capileira, Carataunas, Cástaras, Castril de la Peña, Cogollos de Guadix, Cogollos Vega, Cortes y Graena, Darro, Deifontes, Diezma, Dílar, Dólar, Dúdar, Dúrcal, Ferreira, Gójar, Los Gualchos, Güéjar-Sierra, Huéneja, Huéscar, Huétor Santillán, Iznalloz, Jérez del Marquesado, Juviles, Lanjarón, Lanteira, Lecrín, Lobras, Lugros, Lújar, Marchal, Monachil, Motril, Murtas, Nevada, Nigüelas, Nívar, Órgiva, Padul, Pampaneira, Pedro Martínez, La Peza, Pinos Genil, Piñar, Polícar, Polopos, Pórtugos, La Puebla de don Fabrique, Quéntar, Rubite, Soportújar, Sorvilán, La Tahá, Torvizcón, Trevélez, Turón, Ugíjar, Valle del Zalabí, Válor, Vélez de Benaudalla, Villanueva de las Torres, Víznar y La Zubia.

Por su parte, la provincia de Jaén suma zonas de 60 municipios: Albanchez de Mágina, Alcalá la Real, Alcaudete, Aldeaquemada, Andújar, Baños de la Encina, Beas de Segura, Bedmar y Garcíez, Bélmez de la Moraleda, Benatae, Cabra del Santo Cristo, Cambil, Campillo de Arenas, Cárcheles, La Carolina, Castellar, Castillo de Locubín, Cazorla, Chiclana de Segura, Chilluévar, Frailes, Fuensanta de Martos, Hinojares, Hornos de Segura, Huelma, Huesa, La Iruela, Iznatoraf, Jaén, Jamilena, Jimena, Jódar, Mancha Real, Martos, Montizón, Navas de San Juan, Noalejo, Orcera, Peal de Becerro, Pegalajar, Pozo Alcón, La Puerta de Segura, Quesada, Santa Elena, Santiago-Pontones, Santisteban del Puerto, Santo Tomé, Segura de la Sierra, Siles, Sorihuela del Guadalimar, Torredelcampo, Torres, Torres de Albanchez, Valdepeñas de Jaén, Vilches, Villacarrillo, Villanueva de la Reina, Villanueva del Arzobispo, Los Villares y Villarrodrigo.

Este ungulado endémico de la Península Ibérica, según ha informado hoy la Junta en un comunicado, es una de las especies cinegéticas más valoradas y presenta unas características biológicas muy particulares, singularidades que motivan la puesta en marcha de medidas de lucha de la sarna sarcóptica. De hecho, la Junta de Andalucía ha declarado sucesivamente el área de emergencia desde 2004 para controlar la enfermedad y evitar su dispersión a otros lugares de la geografía andaluza. De esta forma se persigue que la afección de la población no alcance magnitudes como las registradas en los primeros años de la enfermedad.

Para prevenir y evitar la propagación de la sarna, el personal autorizado por la Consejería de Desarrollo Sostenible y por los titulares de los cotos podrá adoptar, entre otras medidas, la eliminación de los individuos afectados, con criterios de gestión selectivos; así como la captura en vivo de ejemplares, enfermos o sanos, con destino a los recintos de cuarentena o a cercados reservorios de la Estación de Referencia de la Cabra Montés, para garantizar así la pervivencia de la especie. También se podrá realizar, en el marco del actual Programa de Gestión de la Cabra Montés en Andalucía (Pacam), tomas y análisis de muestras y censos de poblaciones de cabra montés.

La sarna sarcóptica es una enfermedad parasitaria producida por el ácaro Sarcoptes Scabiei. Es altamente contagiosa, de distribución mundial y afecta a una amplia gama de mamíferos entre los que se encuentra la cabra montés.