Lechugas alimentadas por peces tilapia

Los peces generan nutrientes que se aprovechan para las plantas. / SUR
Los peces generan nutrientes que se aprovechan para las plantas. / SUR

Un sistema piloto de acuaponia en Canarias fusiona el cultivo hidropónico hortícola y la producción acuícola

SUR MÁLAGA.

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria a través de su Grupo de Acuicultura y el Gobierno de Canarias a través del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) colaboran con la empresa IDEAqua Fish and Aquaponic, S. L., en la puesta en marcha de un sistema piloto de producción acuapónica, una iniciativa pionera en el archipiélago que fusiona un cultivo hidropónico hortícola, es decir, a través de soluciones minerales en lugar de suelo agrícola, con la producción acuícola (la cría de peces).

El proyecto, que en una primera fase se lleva a cabo con lechugas -un cultivo que es frecuente y ofrece buenos resultados en cultivo hidropónico- y tilapias -peces de agua dulce que destacan por su robustez-, se prevé aplicar a otras especies vegetales (fundamentalmente plantas de hoja de ciclo corto y aromáticas) y pesqueras, también con fines comerciales y dirigidas al consumo humano.

Para ello se emplean unos tanques en los que crecen y se alimentan los peces que generan nutrientes que se quedan en el agua. Esta solución, que se encuentra en permanente circulación, pasa por un biofiltro para que dichos nutrientes puedan ser aprovechados por las plantas en su desarrollo y vuelve posteriormente al sistema de tanques completando el ciclo.

Las heces que generan los peces se recogen a través de un sistema de decantación, pudiendo tener diferentes usos como, por ejemplo, servir de abono de las plantas en semillero y la denominada 'solución de rechazo', que procede de la limpieza de los tanques y biofiltros, representa tan sólo el 2%, pudiendo ser además utilizada como agua de riego una vez se retiren los sólidos en suspensión que contenga.

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, ha destacado que este tipo de investigación «aplicada y que tiene como protagonistas a dos instituciones públicas, el Gobierno y la Universidad, y una empresa privada», es un ejemplo de «transferencia tecnológica aplicada a un uso concreto que beneficia a la sociedad» y explicó que se trata de una experiencia «exportable al resto del archipiélago y fuera de Canarias».

Exportable

Para la directora de investigación de la empresa IDEAqua Fish and Aquaponic, S. L., Lucía Molina, este sistema combina el cultivo de especies vegetales de diferentes tipos y cría de peces de agua dulce, «todo ello sin el uso de fertilizantes y de forma ecológica», del que ya existe este «modelo de producción, a escala, que nos permitirá seguir creciendo en el futuro».

Se trata por tanto de un ejemplo de economía circular que no genera prácticamente residuos, ya que pueden ser en su mayor parte reutilizados, y apenas requiere insumos externos más allá de los piensos que sirven de alimento a los peces.

Durante los cuatro años de duración del proyecto, además de la puesta a punto del sistema a partir del prototipo diseñado por IDEAqua, se realizarán ensayos con distintas especies vegetales aportando distintas dietas a los peces y se llevará cabo un estudio de calidad de producto y de mercado de los mismos, siempre en colaboración con el Grupo de Acuicultura de la ULPGC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos