La Junta distribuye 6,7 millones de dosis de vacunas para proteger al ganado de la lengua azul

La normativa estatal impone la vacunación de todas las ovejas y vacas de más de tres meses en las zonas afectadas /SUR
La normativa estatal impone la vacunación de todas las ovejas y vacas de más de tres meses en las zonas afectadas / SUR

Málaga se encuentra entre las provincias andaluzas incluidas en las zonas restringidas para los serotipos 1 y 4

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha comenzado el reparto de 6,7 millones de dosis de vacunas para hacer frente a la lengua azul después de que una reciente orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación haya ampliado estas vacunaciones durante 2019-2020. Las vacunas han sido adquiridas con fondos propios de la Junta de Andalucía de manera que se está consiguiendo controlar la enfermedad sin provocar restricciones comerciales a los ganaderos, teniendo carácter obligatorio para el censo ovino y bovino de más de tres meses de edad de las explotaciones ganaderas. En concreto, se va a proceder a distribuir 3,7 millones de dosis de vacunas frente al serotipo 4 y otros 3 millones de dosis frente al serotipo 1 de la enfermedad de la lengua azul.

El reparto de las vacunas a los titulares de explotaciones y los veterinarios de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera, ADSG, se realiza desde las delegaciones territoriales de la Consejería y las oficinas comarcales agrarias que llevan a cabo un registro informático y documental de los productos facilitados.

Después de los brotes de lengua azul registrados en distintas comarcas desde septiembre de 2014, Andalucía debe aplicar el programa nacional de vigilancia y erradicación de esta enfermedad, lo que obliga a vacunar al ganado ovino y bovino. La normativa estatal impone esta vacunación de todas las ovejas y vacas de más de tres meses en las zonas afectadas, siendo 2019 el quinto año consecutivo de vacunaciones obligatorias.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) publicó el pasado mes de abril en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la Orden APA/385/2019 por la que actualiza las medidas y zonas de restricción para frenar el avance del virus de la lengua azul o fiebre catarral ovina, que afecta a ovino, vacuno y caprino.

La normativa recoge que dada la evolución de la situación epidemiológica en Francia, donde se han registrado durante el año 2018 treinta y cuatro focos del serotipo 4 de la lengua azul, algunos en zonas limítrofes con España, en el Pirineo oriental, unido al constante movimiento de terneros entre Francia y las comunidades autónomas fronterizas, se considera oportuno iniciar la vacunación voluntaria preventiva frente al serotipo 4 del virus de la lengua azul en la frontera española con Francia, todo ello sin perjuicio de que las autoridades competentes puedan establecer la obligatoriedad de dicha vacunación frente a los serotipos 4 y 8 en aquellos territorios en los que, con base en la situación epidemiológica, lo consideren necesario.

La orden explica que el registro de 34 focos del serotipo 4 de la lengua azul en terneros del Pirineo oriental francés en 2018 hace oportuno iniciar la vacunación voluntaria preventiva del virus que ocasiona esta enfermedad en la frontera española con Francia y actualizar las zonas de restricción frente a los serotipos 1 y 4.

El Ministerio fija como zonas restringidas frente al serotipo 4 de virus de la lengua azul a la comunidad de Extremadura y las provincias andaluzas de Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla y la comarca veterinaria de Motril, en la costa de Granada.

En Castilla-La Mancha, figuran las provincias de Ciudad Real y Toledo, así como las comarcas veterinarias de Alcaraz, Balazote, Elche de la Sierra, Villarrobledo y Yeste; en Castilla y León, se incluyen las comarcas abulenses veterinarias de Arenas de San Pedro, Candeleda, El Barco de Ávila y Sotillo de la Adrada.

Frente al serotipo 1, las zonas restringidas en Andalucía son Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla y la comarca veterinaria de Motril; en Castilla-La Mancha, las comarcas ciudadrealeñas de Almadén, Almodóvar del Campo y Piedrabuena y en Extremadura, la provincia de Badajoz.

El técnico veterinario de Asaja Málaga, Carlos Carrerira, ha recordado que el último foco de serotipo 4 en la provincia se registró el 17 de enero en Casares. Asimismo ha recordado que Málaga ejercer de colchón ante la posibilidad de que la enfermedad de propague a Europa desde el Norte de África, lo que representa para los ganaderos un coste añadido para que el no reciben ayudas de ningún tipo.