La flota agota en tres meses el cupo de capturas de almejas para todo el año en Málaga

Captura de chirla realizada por una embarcación malagueña antes del cierre de los caladeros. /SUR
Captura de chirla realizada por una embarcación malagueña antes del cierre de los caladeros. / SUR

La Junta de Andalucía cierra la pesquería de la chirla en el Mediterráneo andaluz al alcanzarse ya el máximo fijado en el plan de gestión para esta especie

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Si va al mercado pensando en comprar almejas del litoral malagueño, olvídelo porque no las va a encontrar. Pero lo peor es que no las encontrará como muy pronto hasta enero de 2020. La razón es que la flota de la provincia ha agotado ya el cupo que tenía fijado para todo 2019, de manera que no podrá seguir capturando almejas en los caladeros del litoral de Málaga. Como tampoco podrán hacerlo las flotas de otras provincias andaluzas en el Mediterráneo.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible cerró el 24 de marzo la pesquería de chirla -Chamelea gallina- (en la provincia se denominan popularmente almejas) de forma precautoria en aguas del litoral mediterráneo de Andalucía, según publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

Entre enero y marzo la flota andaluza del Mediterráneo ha alcanzado el máximo fijado para todo 2019. El plan de gestión del Mediterráneo, vigente hasta el 31 de diciembre de 2019, establece que, de acuerdo con el dictamen del Instituto Español de Oceanografía, la pesquería de la chirla debe estar dentro de unos límites biológicos seguros y, por tanto, explotada de forma sostenible, por lo que la captura total anual no debe superar las 22 toneladas.

Según consta en la resolución de la Dirección General de Pesca y Acuicultura, las notas de venta procedentes de las lonjas del litoral mediterráneo andaluz muestran que el volumen de capturas de chirla en el año 2019 ha alcanzado el 90 por ciento del valor de captura total anual, por lo que de acuerdo al plan de gestión, procede el cierre precautorio de la pesquería de chirla.

Este año ha habido más embarcaciones que se han dedicado a chirla en lugar de a otras especies

El sector pide que en el próximo plan el límite esté en función de la situación del caladero

El Sistema de Información Andaluz de Comercialización y Producción Pesquera (Idapes), señala que desde el 1 de enero de este año y hasta el 22 de marzo se han capturado en el litoral mediterráneo andaluza 22.115 kilos de chirlas, de los cuales 19.880 son capturas realizadas por la flota de la provincia. Según los datos de la propia Junta de Andalucía, la flota de Caleta de Vélez ha capturado 18.904 kilos de chirlas en este trimestre; Fuengirola, 2.029 kilos; Estepona, 674; Málaga, 100, y Marbella, ninguno, lo que suma un total de 19.880 kilos.

Esto significa que la prohibición de capturar, mantener a bordo, trasbordar, desembarcar y comercializar chirlas procedentes de las aguas del litoral mediterráneo de la Comunidad afecta sobre todo a la flota pesquera malagueña (127 embarcaciones dedicadas al marisqueo). El incumplimiento de esta resolución se sancionará conforme a la normativa. El pasado año, el cupo de las 22 toneladas no se alcanzó hasta finales de septiembre.

Más barcos

¿Pero qué es lo que ha pasado para que este año el máximo permitido se haya alcanzado en sólo tres meses? Según José Antonio Soto, armador de una barco marisquero en Caleta de Vélez, el motivo es que este año ha habido más barcos dedicados a esta especie. Durante los meses de febrero y marzo la concha fina ha estado de veda además, por lo que las embarcaciones afectadas se han centrado en otras pesquerías.

«El pulpo ha valido menos dinero en lonja y coquinas ha habido poca cantidad. Esto ha hecho que la mayoría de los barcos nos hayamos dedicado a la almeja, porque nos garantizaba poder obtener una cotización aceptable, entre cinco y seis euros el kilo», ha señalado Soto.

En el Mediterráneo andaluz, Málaga es la provincia cuya flota más capturas de chirla realiza, por delante de Cádiz, Granada y Almería, algunas de las cuales no tienen caladeros de esta especie. La pesca de la chirla es una actividad de gran importancia para el sector pesquero malagueño, entre otras razones por el precio que alcanza en lonja, que en estos tres meses ha sido de 5,89 euros el kilo de media. En 2018 la cotización fue mayor, entre los 9 y 13,3 euros el kilo. Ello llevó a los armadores de embarcaciones que se dedicaban a otras especies como las conchas finas a cambiar y centrarse en esta especie para aprovechar los buenos precios. Los barcos que se dedican a la pesca en la provincia cobrar en función del volumen y el valor en lonja de las capturas que realizan.

El cierre de los caladeros para la chirla no impedirá que la flota malagueña tenga que dejar de faenar. Podrá seguir trabajando, aunque dedicándose a otras especies (búsanos, coquinas, cañaillas y bolos, e incluso pulpos). A partir de abril la flota podrá capturar también concha fina, que está de veda desde febrero.

Sin embargo, los marisqueros temen que los precios de estas especies bajen en las lonjas porque previsiblemente habrá más capturas porque habrá más embarcaciones dedicadas a las mismas especies. «Generalmente mi barco se ha dedicado a la coquina, pero este año ha habido pocas capturas. Eso nos llevó a dedicarnos a la almeja. Ahora, una vez que se ha cerrado la pesquería de la chirla, hemos optado por el pulpo», ha explicado Soto.

El cierre de la pesquería deja Málaga sin almejas del litoral, lo que significa que las que se ofrezcan en los mercados será de otras procedencias.

El sector pretende que en la negociación del nuevo plan de gestión del Mediterráneo para 2020-2022 se negocie un incremento del cupo actual de las 22 toneladas, por considerar que se ha quedado corto. «No queremos que se fije una cantidad concreta. Sino que el límite esté en función de la situación de los caladeros», ha explicado la presidenta de la Federación de Cofradías de Pescadores de la provincia y patrona mayor de la de Caleta de Vélez, María del Carmen Navas.

En datos

22.000
kilos es la cuota establecida en el Mediterráneo andaluz, según el plan de gestión de pesca vigente, que culmina a este ejercicio. El pasado año la cuota no se alcanzó hasta octubre.
127
embarcaciones son las que se dedican al marisquero en la costa malagueña. Málaga es la provincia del Mediterráneo andaluz que más capturas de chirlas realiza. Por puertos, el que cantidad captura es el de Caleta de Vélez con 18.904 kilos en este trimestre, seguido del de Fuengirola, con 2.029 kilos; Estepona, 674; Málaga, 100, y por último Marbella, que no ha realizado ninguna captura, lo que suma un total de 19.880 kilos.