Exportadores de frutas de Málaga confían en que la decisión de Macron de no subir el combustible calme las protestas y normalice los envíos

Camiones en caravana esta noche./SUR
Camiones en caravana esta noche. / SUR

Decenas de transportistas malagueños han vuelto a sufrir estos días los cortes y retenciones en la frontera ante las protestas de los «chalecos amarillos»

AGUSTÍN PELÁEZ

El anuncio del Gobierno francés esta mañana de que suspende durante seis meses la nueva subida de los impuestos sobre los carburantes para aplacar la revuelta de los denominados «chalecos amarillos», cuyas protestas han derivado en una crisis social sin precedentes en el país vecino, con cortes en la frontera con España que han provocado largas colas y retenciones de camiones de más de 10 kilómetros, ha llevado a la sector tropical malagueño a confiar en que ello pueda poner fin a los problemas que han venido sufriendo de manera intermitente con los envíos a la UE desde que se iniciaran las huelgas hace varias semanas.

El ejecutivo del presidente Emmanuel Macron había programado a partir del 1 de enero un incremento de las tasas sobre el combustible de 6,5 céntimos de euro por litro para el gasóleo y de 2,9 céntimos para la gasolina, dentro de su estrategia para reducir la dependencia del petróleo y favorecer una economía con menores emisiones de dióxido de carbono para luchar contra el cambio climático. Con ese nuevo incremento, que se añadía al que se aplica desde comienzos de este año (7,6 céntimos para el gasóleo y 3,9 céntimos para la gasolina) estaba previsto recaudar unos 3.000 millones de euros anuales.

La noticia de la moratoria ha sido recibida con optimismo por las empresas comercializadoras de frutas tropicales malagueñas, que se encuentran entre las que más han sufrido los cortes en la frontera por las protestas ciudadanas.

No obstante, todavía hoy los camiones cargados con toneladas de frutas tropicales seguían sufriendo las retenciones, especialmente en Perpiñán (Francia).

Según el gerente de Frutas Montosa, Carlos Ojeda, las colas y retenciones han sido tan largas que aún muchos de los camiones que transportan frutas desde Málaga no habían podido descargar sus mercancías. «Los fines de semana ha sido cuando más se han acentuado los problemas. Para prever los cortes que sabíamos que se iban a producir los sábados, lo que hemos hecho es retrasar los envíos a los sábados en lugar de los viernes. Lo que esperamos ahora es que la situación se normalice», ha indicado Ojeda.

Según el gerente de la empresa de transportes Cotravelma, Eduardo Vallejo, los transportistas malagueños siguen todavía sufriendo las retenciones a pesar del anuncio del gobierno francés. «Pensamos que es algo normal, porque las colas son kilométricas. No obstante, creemos que la situación se puede normalizar en unas horas», ha señalado.

Para el gerente de Transmarfil, Antonio Marfil, que se dedica a transportar mangos y aguacate desde la provincia hasta Perpiñán y otros destinos europeos la situación se está haciendo sostenible. «Estamos soportando las protestas desde hace tres semanas. Este sábado se han cumplido tres semanas con retraso de entre uno y dos días, lo que supone un gran gasto para el sector. Los camiones van con dos conductores y una ruta que se hace en apenas 15 horas de volante, se ha convertido en una ruta de casi dos días. Los retrasos en las descargas superan en muchos casos más de 15 horas. No está habiendo problemas con la fruta, porque son camiones refrigerados, pero el coste esta siendo bastante mayor», ha indicado Marfil.

Por lo que sabemos, los piquetes siguen en la frontera y por tanto todavía no se ha normalizado la situación.

Temas

Francia
 

Fotos

Vídeos