¿Por qué se cultiva litchi en la provincia?

Variedades de litchi que se producen en La Mayora /A. Peláez
Variedades de litchi que se producen en La Mayora / A. Peláez

Se introdujo por algunos agricultores en la década de los 90 sin demasiado éxito, aunque ahora vuelve a resurgir

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora lleva más de medio siglo estudiando la adaptación de determinadas especies exóticas y tropicales en la zona y que puden ser de interés para los agricultores. De hecho, este centro, que depende del Consejo Superiuor de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Málaga (UMA), fue pionero en introducción de nuevos cultivos que han supuesto un gran revulsivo económico para Andalucía. Este es el caso del aguacate, que tanta importancia tiene en la provincia, así como en la costa granadina, o la fresa, de la que Huelva se ha convertido en estandarte, aunque primero comenzó a cultivarse en la costa oriental malagueña. La lista hoy de cultivos exóticos que el IHSM ha comprobado que pueden darse en la zona es larga. Un ejemplo de éxito es el mango. Málaga es la principal provincia productora de Europa. Sin embargo hay otra muchas, como son: carambola, lúcuma, guayaba, maracuyá y pitaya, por mencionar algunas. Asimismo hay otras frutas de origen asiático que también pueden darse la provincia como el litchi y el longan, procedentes del Sur de China y el Norte de Vietnam, respectivamente.

Esa labor de investigación ha llevado a muchos agricultores ha realizar sus propios ensayos en un intento de ser los pioneros en un determinado cultivo. El litchi fue uno de esos cultivos, pero sin demasiado éxito. Aquello llevó a los productores que se arriesgaron a producir litchi a abandonar el cultivo.

Actualmente, se conocen qué variedades de estas frutas se dan mejor que otras en zonas como Málaga. Sin embargo, cuando algunos agricultores se animaron a apostar por el cultivo de litchi lo hicieron apostando por la variedad mauritius, que es de las más extendida a nivel mundial y que es originaria de Mauricio. Pero lo que no sabían es que en esta zona producía flores, pero no fruto. Así lo recuerda el profesor de investigación y responsable de fruticultura subtropical de La Mayora, Iñaki Hormaza, que ha seguido investigando y realizando ensayos con esta fruta. Algunos años la Diputación colaboró en estos ensayos financiando los mismos.

En litchi las variedades que, según La Mayora, se adaptan mejor a esta zona son la bengal, kwai-may-pink, salathiel y wai-chee.

Las investigaciones de La Mayora no se han centrado únicamente en litchi. También se ha realizado con longan ('Dimocarpus longan') , cuyo árbol pertenece a la familia de las sapindáceas, que incluye otras especies con frutos comestibles como el pulasán o el rambután. Su fruta se denomina también longan. La palabra 'longan' procede del chino y significa literalmente «ojo de dragón», ya que al pelar el fruto, su pulpa traslúcida permite observar la semilla negra que hay en su interior, por lo que el fruto se asemeja a un globo ocular. Es un fruto muy apreciado en muchos países asiáticos. En algunos, como Vietnam, incluso más que el litchi. Longan y litchi son dos especies muy cercanas a nivel genético.

La Mayora probado distintas variedades de longan y tiene más en estudio. Sin embargo, de momento las que mejor van son las chom-poo, biew khiew y khoala. Estas variedades puden dar fruta entre noviembre y marzo. El longan malagueño tiene la gran ventaja de que la postcosecha es más duradera que la del litchi. Es rica en vitamina C aporta y no necesita ningún tipo de tratamiento químico para prolongar su conservación. El árbol del longan presenta una mayor carga de producción que el litchi, lo que puede ser un atractivo para el agricultor.

Temas

Málaga