El cerco de Caleta volverá a faenar el lunes sin acuerdo con los compradores

Armadores de la flota de marisqueo de Caleta de Vélez (archivo)/
Armadores de la flota de marisqueo de Caleta de Vélez (archivo)

Mayoristas y armadores endurecen sus posturas tras dos semanas de conflicto por la eliminación de la baja para grandes volúmenes

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La flota de cerco de Caleta de Vélez, que es la que más sardinas y boquerones captura de toda la provincia, sólo ha faenado dos días en lo que va de este mes de febrero. La razón es el conflicto que mantiene con los compradores, los cuales se niegan a adquirir sus capturas con las condiciones exigidas por los armadores y que pasan por no realizar ningún tipo de descuento sea cual sea el volumen que se adquiera en las subastas. Hasta ahora la costumbre era realizarles una baja del 5% para compras superiores diez cajas.

La medida entró en vigor el pasado lunes 4 de febrero, aunque desde entonces los compradores se niegan a comprar su pescado. El conflicto ha obligado a la Cofradía de Pescadores del mayor puerto pesquero de la provincia a tener que vender fuera, ya no sólo de Málaga, sino de Andalucía, el pescado capturado por estas embarcaciones los dos días que han faenado. Aun así, la flota ha decidido reanudar la actividad el próximo lunes.

Las reuniones para tratar de propiciar un acercamiento han sido infructuosos. El último encuentro tuvo lugar ayer, pero sin resultado satisfactorio. Todo lo contrario, en lugar de producirse un acercamiento, lo que las posturas se han distanciado.

Según la Cofradía de Pescadores, los compradores han propuesto que se mantenga una baja del 3% durante cinco años y que el barco se hagan cargo del pago de los envases. Por su parte, los armadores han llegado a proponer en un intento de acercamiento que la eliminación de la baja se reduzca un 25% en cuatro años hasta su total desaparición. Al final los pescadores mantienen que se elimine la baja en su totalidad desde ya y que el envase se por cuenta del comprador.

«Esperábamos un acuerdo, pero no ha sido posible, de manera que hemos decidido volver a faenar y tratar de vender el pescado donde podamos. No vamos a decir dónde porque ya nos han boicoteado algunos intentos que hemos realizado en Málaga y Almería», ha manifestado uno de los armadores, que prefiere no dar su nombre para evitar represalias.

La flota se ha impuesto un máximo de capturas no superior a 1.000 cajas de sardinas y boquerones (unos 8.000 kilos de pescado), que se podrá incrementar en función de la demanda. Este mismo límite fue aplicado por las embarcaciones (15 de 32 en toda la provincia) el pasado lunes.

Fuentes del sector han señalado que el lunes la flota de cerco de Caleta llevará sus capturas a la lonja para ser subastada y dar la oportunidad a quienes quieran de adquirirla y sólo si no se vende se cargará en camiones y se transportará a otros mercados para su venta.

Aunque la primera semana del conflicto la flota de cerco del resto de los puertos pesqueros malagueños (Estepona, Marbella, Fuengirola yMálaga) se sumó a la postura de Caleta, dejando incluso de faenar, las mismas están volviendo a pescar y a vender en idénticas condiciones que antes.

La Cofradía de Pescadores ha pedido a la Subdelegación del Gobierno y a la delegación de Gobierno de la Junta en Málaga que medien para facilitar un entendimiento.

El sindicato CC OO expresó ayer en un comunicado su apoyo al sector del cerco en Caleta.

Reabren las zonas de coquina que estaban cerradas

Los caladeros para la captura de la coquina (Donax trunculus) en la provincia de Málaga vuelven a estar desde ayer activos en su totalidad después de que la delegación territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ordenara la reapertura de tres zonas de pesca para esta especie en la provincia. La medida se produce tras comprobar que los análisis realizadospor la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía no han dado ningún tipo de toxina. Con esta resolución quedan abiertas todas las zonas de producción del litoral malagueño, por lo que la flota marisquera, compuesta por unas 119 embarcaciones que desarrollan su actividad desde los cinco puertos pesqueros de la provincia podrán volver a capturar esta especie.

Control sanitario

Enmarcado en el Plan de Control sanitario de zonas de producción de moluscos e invertebrados marinos, que desarrolla la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en todo el litoral de Andalucía, se lleva a cabo un riguroso control sanitario de todas las zonas de producción de moluscos bivalvos, gasterópodos y demás invertebrados marinos. Con este control se muestrea y analiza una serie de parámetros contaminantes, como son las biotoxinas marinas, microbiología, metales pesados, fitoplancton tóxico, dioxinas o radionúclidos, entre otros, cada uno de ellos con una determinada frecuencia.

En base a los resultados de los controles practicados se realiza la toma de decisiones sobre el cierre o apertura de especies en dichas zonas. Las zonas de producción son partes del caladero perfectamente definidas y en las que ejerce su actividad la flota marisquera. Asimismo, también se incluyen en estas zonas las instalaciones de cultivo de moluscos bivalvos (mejillones, vieiras, zamburiñas). En la última revisión del Plan de Control se readaptaron las zonas de producción de la provincia pasando todas ellas a clasificación B, por lo cual las capturas deben comercializarse tras sun proceso de depuración previo al consumo humano, lo cual garantiza que el marisco que llega al consumidor cumple con las garantías sanitarias, según la Junta.