El caprino de Málaga confía en cerrar el año con precios históricos

La mayoría de las ganaderías malagueñas son de carácter familiar./SUR
La mayoría de las ganaderías malagueñas son de carácter familiar. / SUR

El incremento de la demanda y la bajada de la producción dibujan un futuro alentador para los productores

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Tras varios años con precios bajos, el sector caprino confía en alcanzar en el último trimestre de este año cotizaciones que podrían ser históricas, o lo que es lo mismo, superiores a los 9,01 euros por hectogrado (15 pesetas por grado de extracto quesero). La razón es que el contexto actual es de fuertes bajadas en la producción, mientras que la demanda es superior. «Estados Unidos está demandando grandes cantidades de cuajada, y China, leche en polvo», señala el secretario general de COAG Málaga, Antonio Rodríguez, que es a su vez cabrero de profesión.

Para Rodríguez, el sector caprino en Málaga viene de una gran crisis derivada precisamente de varios años con los precios que no cubrían costes, situación que ha obligado a un buen número de productores a abandonar la actividad.

«El sector está bastante tocado, por lo que el momento actual lo vemos con cautela, ya que es necesario una mayor profesionalización de la actividad y una mayor estabilidad en los precios, una estabilidad que dure varios años», según Rodríguez.

Actualmente, el precio oscila entre las 14 y 14,50 pesetas (entre 0,082 y 0,09 euros por grado de extracto quesero (suma de los porcentajes de grasa y proteína).

Según COAG, Málaga produce cerca del 40% de la leche de cabra de Andalucía (unos 89 millones de litros anuales). Se estima que en la provincia existen unos 1.400 dueños de explotaciones de caprino, lo que suponen unas 200 menos que hace tres años. La mayoría son semiintensivas, por lo que el ganado es sacado diariamente al campo para pastar. También ha descendido el número de cabezas. En 2018 se contabilizaban unas 255.000 cabezas de ganado caprino (el 25 por ciento del censo andaluz, que ronda los 400.000 ejemplares). Le sigue Sevilla, con 185.000 cabras; Almería, con 169.000, y Granada, con 166.000. España es el segundo productor de leche de cabra de la UE, con 1,4 millones de cabras de ordeño y una producción anual en torno a las 400.000 toneladas.

En la provincia, las explotaciones de caprino se centran en la producción lechera, y en menor medida en la producción cárnica.

Rodríguez ha declarado que los beneficios de la leche de cabra están favoreciendo el incremento de consumo. El secretario provincial de COAG asegura que es más digestiva y su tolerancia es mayor, aporta cantidades interesantes de vitaminas A, D y B2, además de minerales, calcio, potasio y magnesio e hidratos de carbono. En Málaga la raza de cabra malagueña es la más extendida y una de las más lecheras del mundo. La mayoría de las ganaderías son de carácter familiar. El ganadero vive de la ganadería caprina como actividad principal. El tamaño medio es de unas 450 cabras, aunque también las hay de menor tamaño.