La calabaza Peter Pan, el calabacín con forma de platillo volador, que también se cultiva en Málaga

La calabaza Peter Pan, el calabacín con forma de platillo volador, que también se cultiva en Málaga

Están de temporada, son de color blanco, poco frecuentes, recuerdan a una campana, aplastadas y se cultivan en Málaga con semillas autóctonas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

También reciben el nombre de calabaza Patisson y Bonetera, aunque más frecuentemente se les denomina calazabas Peter Pan. Son aplastadas, con forma de estrella o de platillo volador y campana de iglesia. Es de la especie Cucurbita pepo var. ovifera, una forma particular de la especie Cucurbita pepo. Las hay blancas, verdosas, granates y casi negras. En Málaga se cultivan y producen, aunque escasamente, las de color blanco.

Se producen entre primavera y verano, por lo que están de temporada, según el gerente de Guadalhorce Ecológico, Luis Fernández, que tiene entre sus socios a los pocos productores que todavía cultivan este calabacín. «La que cultivamos en el Guadalhorce no son demasiado productivas, de ahí que sean escasas e incluso raras y no sean fácil de ver en los mercados», señala Fernández. Ello hace que su precio sea más elevado que el de los calabacines. Guadalhorce Ecológico las tiene a la venta 2,44 euros el kilo.

Según Fernández, son muy apreciada por los gourmets, por sus cualidades gustativas (recuerda al puré de castañas). Su carne es muy fina y firme, fácil de digerir. Sin calorías y muy rica en vitaminas (contienen vitamina C, B1, B2, PP, calcio, fósforo, hierro, magnesio, caroteno). Resulta ideal para usar en dietas de bebes y niños, además de ser perfecta para las personas con sobrepeso e hipertensión.

En Francia es muy apreciada en la cocina, quizá porque se considera una variedad francesa. En España en cambio no lo es tanto, a pesar de que es muy saludable.

Se puede preparar de muchas maneras diferentes. Los frutos pequeños tienen la piel suave, que no necesita de pelarse. Cosechados jóvenes se pueden cocinar como los calabacines, y los grandes si se necesitan pelar. Puede añadirse a sus guisos de carne o comer fritos y rellenos.

Para hacer rellenos a los frutos pequeños se les corta la parte superior, donde se encuentra el péndulo. Se vacían, se cocina la pulpa con los ingredientes que se desee -setas y la carne o de pimientos y frijoles rojos- y se rellena.

Hay quienes aconsejan dejarla orear durante unos días para que disminuyan los nitratos de su pula y aumenten los azucares y las proteínas, para que sean más dulces, sabrosas y nutritivas. También se pueden cocinar en puré, a la plancha y en crema.

Guadalhorce Ecológico es una cooperativa integrada desde 2008 por productores y consumidores de la provincia de Málaga, que defienden y fomentan la producción, transformación, comercialización y consumo de productos eclógicos provenientes de la agricultura y ganadería ecológica.

 

Fotos

Vídeos