La batata se retrasa y viene algo más tarde este año

La beauregard y la california son las variedades más extendidas en la comunidad andaluza./SUR
La beauregard y la california son las variedades más extendidas en la comunidad andaluza. / SUR

Los agricultores tienen la vista puesta en el tiempo ante el temor de que la llegada del frío pueda dañar la producción

A. P. TÉLLEZMálaga

Desde el punto de vista agrario, 2018 ha sido un año un tanto especial. El clima se ha dejado notar en casi todos los cultivos. Empezó con una sequía que hizo temer muchas producciones. Sin embargo, la lluvia caída entre marzo y abril supuso un gran alivio. El verano tampoco ha sido especialmente precupante en cuanto a altas temperaturas. Las olas de calor han sido inexistentes. Todos estos factores han marcado muchas producciones. La vendimia se ha retrasado en casi todas la comarcas malagueñas. Lo mismo ha sucedido con el olivar y el verdeo. La cosecha de mango también se ha retrasado, al igual que la de aguacate.

Ese retraso casi generalizado en muchas producciones se observa también en la batata. Cuando lo normal es que la cosecha se concentre entre los meses de agosto y septiembre, este año sin embargo lo hará entre noviembre y diciembre.

Ello representa un riesgo para el agricultor, desde el momento en que la cosecha va a coincidir con los meses de frío y lluvias, factores que pueden dañar de manera irremediable la producción.

Siembra tardía

Según Javier Santana, de Viveros Santana, empresa malagueña considerada la mayor productora de plantones de boniatos de Europa, el motivo por el cual la cosecha de batatas se está retrasando este año y viene más tarde es a causa de que también se retrasó el momento de la plantación.

La sequía que se registraba en muchas zonas productoras a primeros de 2019 –las lluvias no hicieron su aparición hasta marzo– llevó a muchos agricultores a descartar en un principio plantar batatas.

«No había previsiones de precipitaciones y la gente no quería arriesgarse a plantar. Con las lluvias muchos se animaron, pero la época no era la idónea. La mejor es entre marzo y junio, pero la mayoría ha sembrado tarde y ahora se encuentran con que si la lluvia, el frío y las heladas hacen su aparición el daño puede ser irreparable», ha explicado Santana, cuyo vivero dedicará para la próxima campaña 20 hectáreas para producir plantones.

Para Santana, junio y julio han sido meses sin demasiado calor, que es lo que quiere la batata, lo que ha ayudado también a que la cosecha venga tardía.

Las variedades mayoritarias que se cultivan en Andalucía siguen siendo la beauregard y la california. La primera se caracterizan por tener una pulpa totalmente anaranjada. La segunda es más dulce y se destina para asarla y en repostería.

Existe otra variedad que se caracteriza por ser más temprana y que por ello alcanza un mayor precio, pero que todavía no está muy extendida, la georgia jets.

Superficie

La superficie de cultivo dedicada a la batata en Andalucía se ha incrementado un 40 por ciento entre 2015 y 2017, pasando de apenas unas 857 hectáreas a 1.448. La producción por su parte ha pasado de 20.972 a 50.239 toneladas.

En Andalucía el cultivo de batatas ocupó una superficie de 1.448 hectáreas en 2017, de las que 1.048 se encontraban en Cádiz, 258 en Sevilla, 118 en Málaga y 10 en Huelva. La producción de este tubérculo la encabezó Cádiz, con 36.680 toneladas. El destino principal de la producción es la exportación.

Las batatas se cultivan y consumen en todo el mundo. Muchos países las cultivan principalmente para el mercado interno. Sin embargo, Europa es un gran importador de batatas, en especial de Estados Unidos. En 2014, Europa importó 124.000 toneladas de batatas. China destaca sobre el resto del mundo con una producción de más de 70 millones de toneladas en 2014.

 

Fotos

Vídeos