Asaja urge a hacer realidad el recrecimiento de La Concepción y las presas en el Alaminos y el río Ojén

Benjamín Faulí y Baldomero Bellido, durante la presentación de la alegaciones /A. Peláez
Benjamín Faulí y Baldomero Bellido, durante la presentación de la alegaciones / A. Peláez

También incluye entre sus alegaciones al Plan Hidrológico 2021-2027 el trasvase de Iznájar a la comarca norte y la corrección de los vertidos salinos en el Guadalhorce

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Ninguna promesa política dirigida a resolver los problemas de déficit hídrico, tanto en materia de abastecimiento a la población como para regadío, se podrá ejecutar por la vía ordinaria o tendrá continuidad en el futuro si no figura como medida dentro del Plan Hidrológico de la Cuencas Mediterráneas. Al menos, así lo ha asegurado la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja-Málaga), para quien si no está contemplada en dicha programación «no se hará», según ha asegurado su presidente Beldomero Bellido con motivo de la presentación de las alegaciones presentadas por la organización agraria a la revisión del Plan Hidrológico de la Cuencas Mediterráneas, en la que se encuentra incluida la provincia, para el periodo 202-2027. En total, Asaja Málaga ha presentado 24 alegaciones cuya finalidad no es otra que lograr que se recojan en el documento y con todo detalle (fechas de ejecución y la financiación exigida) los proyectos y actuaciones que en su opinión son absolutamente necesarias para garantizar el regadío en la provincia. «Entendemos que ahora que se habla tanto del despoblamiento rural no se puede paliar la tendencia de despoblación si no se garantiza el agua para la agricultura y la ganadería», ha dicho Bellido.

Así, en el caso de la Costa del Sol Occidental, Asaja ha incluido como alegación el recrecimiento de La Concepción. «Este proyecto se encuentra igual desde hace años. No se ha avanzado nada. La revisión del plan lo contempla para el horizonte 2027, con un presupuesto de 210 millones de euros a cargo del Estado, de los que 105 deberán estar invertido antes de 2021, es decir, antes de tres años, lo que parece poco probable teniendo en cuenta que ahora se estudia el impacto ambiental, y no se ha comunicado a Bruselas ni importe, ni calendario, ni fecha de ejecución», ha explicado el técnico de Asaja, Benjamín Faulí.

Según Asaja, este proyecto no puede esperar a 2027 dado el crecimiento de población que está registrando la Costa del Sol y las necesidades de regadío.

En el caso de la Costa occidental, Asaja exige asimismo que se lleve a cabo la conexión reversible del abastecimiento con Málaga capital, que ya está unida con la Axarquía mediante una conexión de trasvase. Para Asaja, esta actuación permitirá suministrar agua potable hasta la Axarquía, ahorrando así recursos para la agricultura.

Por último, Asaja considera que las administraciones deben aclara su postura tanto sobre la desaladora de Fuengirola, como sobre las presas en el Alaminos (Fuengirola ) y en el río Ojén, por considerar que pueden aportar bastante agua a la Costa. Sin embargo, ninguna figura con asignación económica, «algo que debería clarificarse si realmente se va a ejecutar esta medida y el plazo de finalización. No se puede incluir repetidamente en el plan, como otras tantas medidas, sin que se aclare si hay o no voluntad de llevarla a cabo». Según Asaja, las presas de Alaminos y Ojén no se consideran prioritarias, «porque se cuenta con una desaladora no se va a hacer», ha insistido Faulí.

Comarca norte

Por lo que se refiere a la comarca Norte de Antequera, Asaja ha exigido que el Plan Hidrológico incluya la necesidad de ampliar la transferencia de recursos de Iznájar a una dotación para riego de apoyo de los cultivos de regadío de la zona, sobre todo de olivar, dotación que supondría una mejora definitiva del desarrollo económico de muchos municipios y más, teniendo en cuenta que el propio plan pretende detraer 13,01 hectómetros del riego actual con aguas subterráneas, casi un 27 % de la extracción actual. Asimismo pide que aclare el planteamiento en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, puesto que viene condicionado por la coletilla «si procede», queda patente, por tanto, la incertidumbre sobre su ejecución.

En cuanto a la comarca de Guadalhorce, Asaja dice sobre la corrección de vertidos salinos al embalse del Guadalhorce que en la presente revisión del Plan Hidrológico de las Cuencas Andaluzas Mediterráneas no se comunica «calendario con fecha inmediata de inicio de actuaciones, ni aportes económicos, por lo que queda todo en una declaración de intenciones», ha asegurado Benjamín Faulí. Respecto a otras intervenciones como mejora de la red de riegos antiguos del río Guadalhorce, el técnico de Asaja ha señelado que «nos encontramos por un lado con que hay inversiones previstas previamente y no ejecutadas y que hay actuaciones, incluso, que están descartadas». Faulí se ha referido también a la revisión de planificación de extracciones en los subsistemas del Guadalhorce, señalando que «los proyectos de depuración del Guadalhorce no cuentan con depuración terciaria y, sin embargo, se detraen recursos actuales que se pretende compensar con los aportes de agua regenerada, que si se contemplan en los anexos de extracciones del proyecto».

Axarquía

En cuanto a las alegaciones que afecta a la comarca de la Axarquía, Asaja ha mencionado la eliminación de aterramientos en las presas de trasvase al embalse de La Viñuela, al considerar que si se hubieran empleado los 600.000 euros del proyecto, se estaría trabajando con una gran eficiencia en el acumulo del recurso hídrico. «Es fundamental que esta medida se siga contemplando y se ejecute lo antes posible», ha asegurado Faulí.

Además, Asaja alega que es necesaria la modificación al alza de las dotaciones establecidas en el Ciclo de Planificación Hidrológica 2015/2021 del Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas, conforme al informe remitido, en su día, por la Delegación de Agricultura de Málaga a la Agencia Andaluza del Agua del que se ha hecho caso omiso. «Necesitamos volver a disponer de 7.000 m3/ha/año para los aguacates», ha asegurado Faulí.

Por otra parte, es fundamental para Asaja establecer en el documento de planificación la fórmula legal para regularizar las concesiones y superficies de riego y que se organice en un «pull» común que abarque la superficie regada actualmente, con todos los recursos disponibles. «Creemos que eso conlleva un gran trabajo de modificación jurídica», ha afirmado el técnico.

También reclama Asaja el incremento de la superficie regable del Guaro, que se enmarca dentro de la Estrategia Nacional de Regadíos, como dice expresamente el Plan, y que está estancada. «Con lo cual, no tenemos la seguridad de que se haga realidad esta ampliación», ha indicado Faulí, para quien es fundamental que se regulen los regadíos por encima de la cota 140 y se pongan en marcha nuevas zonas regables en la comarca.