Asaja expresa su preocupación por la posible firma del acuerdo comercial entre la UE y Mercosur

Asaja expresa su preocupación por la posible firma del acuerdo comercial entre la UE y Mercosur

La organización agraria considera que en Málaga afectará al sector cárnico, frutas y hortalizas, y el aceite de oliva

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La UE y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) llevan negociando un acuerdo comercial desde 1999. Según Asaja Málaga, ahora parece que ya se han cerrado todos los capítulos de negociación menos el acuerdo agrícola. Si bien la Comisión Europea puede argumentar los beneficios globales para la economía de la UE (por ejemplo sector automovilístico) en su conjunto, el acuerdo comercial UE-Mercosur propuesto, «está sacrificando el sector de la carne de bovino de la UE y a muchas frutas y hortalizas en el proceso y haciendo caso omiso de su propia evaluación de impacto que puso de relieve los posibles daños al sector», según la asociación de Jóvenes Agricultores.

Según Asaja, en 2016 se hizo una primera oferta arancelaria en la que no se incluía ni el etanol ni la carne de ternera. Con posterioridad, la última oferta de la Comisión incluyó 70.000 Toneladas de carne de vacuno para exportar a Europa sin aranceles. «Estamos hablando de una cantidad que equivale a 1,7 millones de vacas nodrizas de la UE, lo que desembocaría en un 40% de los cortes de carne de alto valor», dice la organización agraria.

Para Asaja Málaga, dada la enorme incertidumbre creada por el Brexit, «es totalmente inaceptable que la UE otorgue nuevas concesiones para el acceso de Mercosur al mercado europeo. Con el 45% de la carne irlandesa destinada al mercado británico, no puede tensionarse el mercado de carne de vacuno de la UE con un nuevo pacto comercial. Además hay que sumar las grandes concesiones otorgadas en acuerdo comerciales ya firmados con Canadá: 49.000 toneladas con arancel cero, más la Cuota Hilton de 11.500 toneladas, también a cuota cero, con carnes procedentes de Canadá y EE.UU. o acuerdos en proceso, como con Nueva Zelanda y Australia».

Seguridad alimentaria

Según señala Asaja en un comunicado,la elección de Bolsonaro amplía claramente las diferencias políticas entre la UE y Brasil en asuntos como las prácticas agrícolas sostenibles. En este sentido, apunta la organización agraria que duda de que se cumplan las normas y actuaciones medioambientales. «Esperamos que la Comisión explique y justifique bien a los ciudadanos y a los agricultores europeos como se conjuga que tengamos que importar más productos agrícolas de Brasil cuando el gobierno brasileño ha autorizado recientemente más de 150 nuevos plaguicidas, muchos de ellos que no pueden utilizar los productores europeos, tal como denuncia el COPA COGECA», indica Asaja Málaga, para quien Europa tiene los sistemas de seguridad alimentaria y bienestar animal más altos del mundo, «pero la oferta realizada a Mercosur desprecia este gran esfuerzo».

Sobre frutas y hortalizas, Asaja señala que el crecimiento en 2017 de las importaciones españolas procedentes de Mercosur fue de un 10,7 % respecto del año anterior con 124.000 toneladas. Asimismo señala que Mercosur exportó en 2016 hacia la UE 931.500 toneladas de frutas y hortalizas de las cuales los limones representan el 30% del volumen, seguido de los melones con un 21% y los mangos y naranjas que representan un 11% cada uno. Productos muy importantes para la economía malagueña. En el caso del ajo la UE ha ofrecido a Mercosur una cuota de 10.000 toneladas, afirma Asaja Málaga.

La organización agraria reconoce que tiene «serias preocupaciones acerca del zumo de naranja… no sabemos la oferta comunitaria. Es muy decepcionante que el propio Comisario Hogan en respuesta parlamentaria (25-04-2018) confirme que los estudios de Evaluación de Impacto Sostenible no incluyen una evaluación de impacto en productos específicos como el zumo de frutas». «Lo mismo podemos decir de las garantías necesarias a nivel sanitario y fitosanitario que se van a acordar para preservar nuestras producciones de plagas y enfermedades foráneas», señala Asaja.

Aceite y aceituna de mesa 

También se refiere la organización agraria a que los productores de aceite de oliva argentinos solicitaron la exclusión del aceite de oliva y de la aceituna de mesa de la negociación de un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, porque, «dicen, perjudica gravemente sus intereses. Actualmente, el aceite de oliva paga un arancel del 10% para entrar a Brasil y la aceituna de mesa paga un arancel del 14 % para ingresar aceituna de mesa en la zona de Mercosur y Argentina pide que se mantengan. Durante los últimos cinco años Brasil importó el 78% del aceite desde Portugal y España. Por lo tanto, cualquier concesión que se hiciera para aceites, denuncian los argentinos, implicaría seguir perdiendo el mercado brasileño, que es su principal destino. No sabemos la posición de la Comisión Europea al respecto».

Según Asaja Málaga, Europa importa volúmenes sustanciales de estos países y no hay reciprocidad. «La Unión Europea permite a los países de Mercosur vender en la UE cumpliendo sólo la Directiva 2000/29. Pero para poder exportar a Mercosur tenemos que hacerlo a través de protocolos bilaterales y por cada producto específico», indica la organización agrario, que explica que sus procedimientos de aplicación establecen análisis de riesgos por plaga, lo que alarga los plazos unos cuatro años de promedio hasta su aprobación.