El 'agro' malagueño cierra su mejor año a pesar de la sequía con una facturación de 828,5 millones de euros

El cultivo de cítricos ha experimentado un importante repunte./
El cultivo de cítricos ha experimentado un importante repunte.

El olivar, los tropicales y los cítricos arrastran al alza la facturación agrícola, mientras se mantienen los cultivos herbáceos, descienden los herbáceos y la ganadería

AGUSTÍN PELÁEZ

El balance agrario de Málaga correspondiente a 2016 no ha podido ser mejor. Al menos, en facturación, ya que se ha cerrado con una cifra récord de 828,53 millones de euros, a pesar de la sequía, y ello gracias al buen comportamiento que han mantenido los precios de algunos de los principales productos del campo malagueño. Sin embargo, a pesar de tratarse de un año histórico en facturación, ha habido sectores que han sufrido notablemente la sequía, como es el caso de los herbáceos (cereales, leguminosas, protagonistas, oleaginosas y forrajeros).

Los precios no le han acompañado, siendo nefastos incluso en casos como el trigo duro, que se destina sobre todo a la elaboración de sémola para hacer pasta. Tampoco la ganadería disfruta de un momento dulce. Todo lo contrario. De los 828,5 millones de facturación agraria, 720,75 millones corresponden a a la producción agrícola, que ya de por si es una cifra récord respecto a 2015 y que se cerró con 610,03 millones; mientras que la facturación ganadera ha descendido al alcanzar sólo la cantidad de 107,78 millones de euros, op lo que es lo mismo 13,73 millones menos que en 2015. Ello significa que la ganadería ha descendido un 24,79 por ciento. El récord del agro malagueño en 2016 es por tanto un récord con matices.

Según el balance realizado hoy por la organización agraria Asaja Málaga, los sectores que han arrastrado al alza a la facturación han sido el olivar, los tropicales y los cítricos. Según el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, el olivar, que ha facturado 250,16 millones de euros, sigue siendo el cultivo mayoritario de la provincia con más de 130.000 hectáreas. Su elevada facturación, la más alta desde 2005, obedece no a la mayor producción, sino a los buenos precios tanto del aceite de oliva como de la aceituna de mesa. El aceite ha estado por encima de los tres euros el kilo, después de tres años. Y la aceituna de mesa en una media de 0,52 euros el kilo. El último récord del olivar era de 2006 con 210 millones.

Otro sector que ha resultado clave en el balance agrario es el tropical, que con 10.000 hectáreas ha arrojado una facturación de 149,51 millones de euros, y ello gracias a una extraordinaria campaña en precios del aguacate que se ha visto reflejado, según el secretario de Asaja, Benjamin Faulí, en un crecimiento en la facturación superior al 17% llegando a 119,45 millones y precios superiores a,los dos euros el kilo. En los últimos tres años el precio del aguacate ha subido un 45%. También ha sido de gran importancia la campaña del mango, que ha facturado 25 millones de euros y con unos precios pro kilo de media de 1,25 euros. El níspero también ha tenido una c¡buena campaña, mientras que el chirimoyo se mantiene con un cultivo residual.

El cítrico ha facturado 92,76 millones de euros. De este sector ha sido clave el limón con 63,90 millones de facturación, seguido de la naranja con 18,98 millones y por último las clemencias con 9,88 millones. La facturación del limón, gracias a sus buen precio, se ha duplicado pasando de 30 millones en 2015 a más de 63 en 2016.

Pero si la agricultura asciende en facturación, a pesar de los problemas que ha traído consigo la sequía, la ganadería muestra, según Asaja Malaga, un declive económico con una caída de un 11,3%. Se trata de un dato malo si se tienen en cuenta que ya en 2015 arrastró un descenso del 13,49%. Finalmente, el sector ganadero ha facturado sólo 107,78 millones de euros, lo que significan 13,3 millones menos que en el año anterior. El porcino blanco, a pesar de comenzó el año con precio por debajo de los costes de producción, se mantiene con 37,28 millones, superando al que hasta ahora había sido el principal sector ganadero de la provincia, el ciprino de leche, que junto al de la carne de chivo, apenas han facturado 35,40 millones de euros.

Asaja Málaga ha destacado que los datos del balance ponen de relieve la importancia de la agricultura de regadíos en el campo malagueño, por lo que insiste en que es necesario, a pesar de la ultimas lluvias, mejorar las infraestructuras hídricas para no frenar el crecimiento del agro malagueño. Es importantísimo consolidar el sector productor, transformador y comercializador con planificación y soluciones hídricas definitivas, ha insistido Bellido.