Málaga, a la vanguardia en Europa en el procesado de quinoa

Málaga, a la vanguardia en Europa en el procesado de quinoa

La empresa de conservas vegetales Alsur construye en Antequera la mayor y más moderna fábrica del mundo de procesamiento de este pseudocereal

AGUSTÍN PELÁEZ

Málaga se ha colocado a la vanguardia en el procesamiento de quinoa, al albergar la fábrica más grande y moderna del mundo dedicada al almacenamiento, procesado y calibrado de este pseudocereal originario de los Andes. La planta, equipada con maquinaria de última generación, ha sido levantada por la empresa antequerana de conservas vegetales Alsur, impulsora de este nuevo cultivo en Andalucía, convencida de que más pronto que tarde se convertirá en un producto que terminará arrebatando superficie a los cereales tradicionales, así como al girasol o el maíz.

La fábrica, totalmente automatizada, dispone de seis silos ampliables a doce con capacidad para almacenar entre seis y siete millones de kilos de quinoa. Los silos sirven para almacenar hasta su venta y así garantizar su máxima calidad.

La fábrica, en datos

7 mill.
La fábrica cuenta con capacidad suficiente para almacenar entre seis y siete millones de kilos de quinoa. Dispone de siete silos ampliables a doce.
1.500m2
Es la superficie de la primera fábrica de quinoa de Málaga. Está situada junto a la la planta de Alsur, en el kilómetro 520 de la carretera Córdoba-Málaga.
3,5 mill.
Es la inversión realizada por Alsur en la ejecución de las instalaciones. La firma ha alcanzado acuerdos con agricultores de Málaga, Sevilla y Córdoba para el cultivo de un total de 1.500 hectáreas.

Asimismo, está dotada de pulidoras se encargan de retirar la cáscara que cubre cada grano y la saponina, aspiradoras, calibradoras y selectores ópticos capaces de seleccionar el grano en función de su color, además de línea de envasado. Se trata de lo último en equipamiento diseñado para el tratamiento de este pseudocereal. Los pseudocereales son plantas de hoja ancha que no son de la familia de los cereales, pero que reciben este nombre por sus usos y propiedades.

«Actualmente es la fábrica más moderna del mundo. Es capaz de funcionar con una sola persona, ya que todo el proceso está automatizado», asegura el gerente de Alsur, José Jiménez, empresa que ha invertido en su ejecución 3,5 millones de euros.

La planta se levanta sobre una superficie de 1.500 metros cuadrados y está situada en el mismo lugar en el que se ubica la planta de conservas vegetales, en el kilómetro 520 de la carretera Córdoba-Málaga.

La fábrica está diseñada para que la quinoa pase a las tolvas de recepción y se proceda a su limpieza (eliminación de impurezas y calibrado), así como para seleccionar los granos por su color para que sean homogéneos.

Según Jiménez, se trata de una planta diseñada específicamente para el procesado de quinoa, lo que la convierte en la primera de España en este sentido. En Andalucía existe otra en Los Palacios (Sevilla), dedicada originalmente al procesado de girasol y algodón, que ha sido adaptada también para procesar quinoa. Asimismo, hay prevista otra en Lebrija, población en la que los agricultores también están apostando por este cultivo.

Un alimento completo ideal para los astronautas

Desde 2006 los precios de la quinoa se han triplicado y mantienen una línea ascendente. Estados Unidos es uno de los grandes consumidores. Según la FAO, es un superalimento por ser una gran fuente de proteínas, la más alta de todos los granos integrales, y sus semillas proporcionan todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo humano necesita. La NASA lo considera como uno de los alimentos más completos que existen en el reino vegetal, ideal para los viajes espaciales de larga duración.

Alsur ha llegado a acuerdos con medio centenar de agricultores de las provincias de Málaga, Córdoba y Sevilla para el cultivo de 1.500 hectáreas de quinoa de una variedad seleccionada por la propia firma malagueña, que dispone de un campo de ensayo con más de 60 tipos diferentes con el objetivo de comprobar sobre el terreno el grado de aclimatación de las plantas a las condiciones que se dan en Andalucía.

El acuerdo

La empresa se hace cargo de la siembra, que comenzó en enero pasado, según el acuerdo. Asimismo, aporta aporta la semilla. El agricultor sólo debe preparar el terreno y encargarse del cuidado de las plantas. Alsur garantiza la compra de la cosecha al agricultor a 50 céntimos por kilo en el caso de que se trate de una producción de secano y a 60 céntimos si la quinoa se cultiva en regadío.

Este es el segundo año que Alsur promueve este cultivo. El primero fue en 2015. Debido a las olas de calor registradas en el mes de mayo, la cosecha cayó enormemente. La previsión, al igual que este año, era alcanzar los ocho millones de kilos, sin embargo apenas se alcanzó el millón. En este nuevo intento, la firma ha apostado por una variedad que no sufrió los efectos de las altas temperaturas.

Para Jiménez, la quinoa es un cultivo idóneo para Andalucía, tanto que se muestra convencido de que la comunidad andaluza puede convertirse en uno o dos años en el primer productor mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos