Alsur abre en noviembre su segunda fábrica en Perú para elaborar alcachofas congeladas y en conservas

José Jiménez, gerente de Alsur en el stand de la empresa en SIAL. /
José Jiménez, gerente de Alsur en el stand de la empresa en SIAL.

La empresa antequerana consigue se despide de Sial con un centenar de nuevos contactos que podría mejorar sus exportaciones a Costa Rica, Panamá e Israel

AGUSTÍN PELÁEZ

La compañía de conservas vegetales no deja de acometer nuevos proyectos. Al anuncio de construcción de una nueva fábrica en Antequera para producir y exportar quinoa a los Estados Unidos, se une ahora otra nueva iniciatiav, esta vez en Perú. Se trata de una segunda planta de de elaboración de alcachofas congeladas y en conservas en al ciudad de Cuscos, según ha confirmado estos días en el Salón Internacional de Alimentación SIAL París el director gerente de Alsur, José Jimenez.

Tras 4,5 millones de dolares de inversión, la empresa malagueña abrirá en noviembre de este año la que será su según fábrica de conservas vegetales en Perú, concretamente en Cusco. La primera, que está ubicada en Arequipa, pasará a un segundo plano y rebajará su producción debido a la extensión del cultivo en la zona de la quinoa.

Según José Jiménez, esta segunda conservera, que cuenta con un socio local, entrará en funcionamiento coincidiendo con la campaña de producción de alcachofas en el entorno de Cusco. El objetivo es producir 20 millones de kilos de alcachofas a un coste más bajo que en Arequipa, cuya producción quedará reducida a unos cinco millones de kilos. El mercado de las conservas de alcachofas es mayoritariamente el de los Estados Unidos, en un 80%, mientras que un 15% se destina a España y el resto a Europa. Alsur Perú prevé facturar este año con esta nueva fábrica en torno a unos 20 millones de dolares.

Según Jiménez, la ventaja de producir en Perú es que el país tiene firmado un tratado de libre comercio con los EE. UU., mientras que el producto elaborado en Antequera debe pagar un 15% de aranceles si se quiere vender en el mercado estadounidense.

Sobre la fábrica antequerana, que tiene como productos estrella la habitas fritas y la ensaladilla de pimientos, Jiménez ha manifestado que a pesar de la crisis la empresa sigue subiendo cada año entre un 5 y un 10% su facturación, que este año rondará los 20 millones de euros.

 

Fotos

Vídeos