La agencia S&P mejora la nota de El Corte Inglés por la evolución de la venta de inmuebles

J. M. C.

madrid. La agencia de calificación crediticia Standard & Poor´s (S&P) ha revisado al alza el 'rating' otorgado a El Corte Inglés, que pasa de la nota 'BB' con perspectiva estable a la de 'BB+' con estimación positiva. De esta forma, el grupo roza ya el grado de inversión, con lo que está a punto de abandonar el denominado 'bono basura'.

Esta mejora se debe, según el criterio de S&P, a que los ingresos que la firma está obteniendo por la venta de activos superan sus propias previsiones (más de 300 millones de euros el año pasado y otros 190 millones en lo que va de 2019). Además, la agencia valora positivamente el hecho de que los resultados del año pasado, que la compañía comunicó a principios de mes, han registrado ganancias en todos los negocios. El Corte Inglés obtuvo un beneficio de 258 millones en 2018, un 28% más que el año anterior.

La revisión de la agencia llega la misma semana en la que el consejo de administración de la empresa ha designado por unanimidad a Marta Álvarez Guil como presidenta de la firma un año después de la salida de Dimas Gimeno de ese puesto.

El Corte Inglés ha destacado que la nueva calificación es «consecuencia de la valoración positiva que el mercado ha realizado sobre la gestión de la compañía, marcada por una reducción de la deuda, una mejora de los márgenes y una buena perspectiva de futuro». Se sitúa -apunta- «como una de las pocas empresas de comercio minorista que inspira la confianza del mercado, con incrementos de calificación en un corto periodo».