La UE advierte a España de la «dificultad» para evitar el daño de los aranceles de EE UU

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ayer en Bruselas. :: efe/
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ayer en Bruselas. :: efe

El Gobierno pide ayuda a la UE para desligar las tasas agrícolas del conflicto de Airbus, aunque no hay intereses comunes de los Estados

J. M. CAMARERO

madrid. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha topado con el pragmatismo de la Comisión Europea en su visita a Bruselas al intentar arrancar algún compromiso para evitar el impacto de los aranceles de Estados Unidos sobre los productos agrícolas españoles. Porque aunque la Union Europea quiere ayudar, la comisaria comunitaria de Comercio, Cecilia Malsmtrön, advirtió ayer de la «dificultad» de la situación, teniendo en cuenta la política comercial general que está aplicando el presidente estadounidense, Donald Trump. En cualquier caso, se comprometió a «intentar hasta el último momento lograr que de algún modo pueda evitarse esa situación».

En la reunión mantenida en la capital comunitaria con la titular de Comercio y también con el de Agricultura, Phil Hogan, el ministro Planas pidió a Malsmtrön que «mantenga hasta el último momento la firmeza para evitar la aplicación de estas sanciones injustas para el conjunto del sector agroalimentario español». Planas destacó el esfuerzo que está realizando la Comisión para lograr que el conflicto del caso Airbus se pueda cruzar a partir de enero con el de Boeing -el fabricante norteamericano que también habría recibido ayudas de EE UU- y, por lo tanto, que se deje de lado el impacto sobre el sector agroalimentario en estas disputas comerciales.

El problema para España es que las tasas anunciadas desde el mercado norteamericano sobre el aceite de oliva, el vino, el queso o la carne de cerdo, entre otros productos, no se aplicarán de forma unánime en todos los Estados. Cada país tiene unos productos más afectados que otros, e incluso a algunas economías como la italiana, no le viene mal que a España se la penalice en bienes como el aceite de oliva, un hueco que ellos podrían aprovechar si se fija el arancel del 25% al mercado español.

A la espera del día 14

Planas prosigue así la ronda de contactos que inició tras conocer la decisión de EE UU de aplicar unos aranceles de hasta el 25% a la importación de productos agroalimentarios claves para el campo español en compensación por las ayudas públicas otorgadas durante años por países europeos a Airbus. A través de encuentros como los de ayer, Planas intentó encontrar «una solución a la problemática creada por la imposición de aranceles adicionales». El día 14 habrá una reunión clave entre EE UU y la UE antes de que expire el plazo para que el día 18 comiencen a funcionar los aranceles.

El ministro, que ya se ha reunido en España con los productores y las comunidades más afectadas, trató ayer en la capital comunitaria el estado de cada uno de los sectores potencialmente afectados proponiendo medidas como la promoción del aceite o el vino.