Absuelta la cúpula de Caixa Catalunya, con Serra al frente, por los sueldos millonarios en la crisis

El expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra, y el exdirector general, Adolf Todó, en el juicio. :: efe/
El expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra, y el exdirector general, Adolf Todó, en el juicio. :: efe

Los 40 exdirectivos se libran de las penas de cárcel que pedían las acusaciones por el dinero que cobraban en pleno rescate bancario en 2010

JOSÉ M. CAMARERO

Los últimos gestores que tuvo Caixa Catalunya antes de ser intervenida, con su expresidente Narcís Serra a la cabeza, han quedado absueltos de los delitos de administración desleal y apropiación indebida por las remuneraciones que percibieron cuando la entidad se encontraba en pleno declive por la crisis económica, hace ya una década. Así lo ha determinado la Sección Octava de la Audiencia de Barcelona en un fallo en el que libra de cualquier pena a casi 40 antiguos directivos de la antigua caja de ahorros, entre ellos quien fue su director general, Adolf Todó.

El fallo supone la primera absolución que la Justicia otorga a un político como Serra, que presidió una caja. El vicepresidente del Gobierno socialista y ministro de Defensa con Felipe González consigue así desvincularse de la imagen lastrada en otros casos polémicos, como la condena contra el también exvicepresidente económico popular, Rodrigo Rato, por las tarjetas 'black'.

Hasta ahora, los jueces habían condenado casi todas las prácticas de los gestores de las cajas en materia de remuneraciones y gestión de las cajas en medio del huracán que se las llevó por delante. En el caso de Caixa Catalunya, la inyección de 12.000 millones de dinero público no fue suficiente para salvar al grupo, que acabó en manos de BBVA.

Una «evidente recesión»

La Audiencia de Barcelona considera que «los hechos declarados probados no son constitutivos del delito». Las acusaciones sostenían que los directivos bancarios cometieron estos delitos por los acuerdos aprobados en varios consejos de la entidad en los que, en plena crisis, con notable reducción de los beneficios, se aumentaron el salario.

El tribunal no ha apreciado comportamientos delictivos en este tipo de remuneraciones «ni en la decisión» de habérselos autoconcedido «ni en el proceso que lleva la misma», al haber cumplido los trámites legales. Pero los jueces sí admiten que esas remuneraciones llegaron a pesar de la «evidente situación de recesión» de la entidad cuando se tomaron esas decisiones millonarias. La Audiencia considera que Serra «perseguía procurar garantizar la permanencia del equipo directivo», al considerar que era el mejor preparado para liderar la futura fusión.

El juicio por los sueldos de Caixa Catalunya comenzó en octubre del año pasado cuando Narcís Serra encaraba la vista con toda la tranquilidad del mundo, a tenor de las declaraciones que realizó antes de afrontar la jornada inicial en la Audiencia de Barcelona. Entonces afirmó que esos «sueldos escandalosos no existen» y que todas las decisiones que tomó fueron legales y legítimas. Ayer, tras conocer la sentencia absolutoria, Serra indicó que «se ha hecho justicia», al tiempo que mostraba su satisfacción por la resolución judicial. «Estaba seguro de que nos absolverían», puntualizó.

Narcís Serra fue el máximo responsable de la caja catalana hasta agosto de 2010. Entonces, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ya había aprobado la ayuda solicitada por Catalunya Caixa por 1.250 millones de euros en forma de participaciones preferentes convertibles. Este apoyo financiero estaba condicionada a la conversión en banco del negocio financiero del grupo, que pasó a denominarse Catalunya Banc, y a la privatización.

Se enfrentaba a una pena de cuatro años de prisión. En cualquier caso, a tenor del fallo judicial, ha conseguido demostrar que hicieron en su momento «lo que correspondía», según indicó. «Y que muchas cosas incluso las vimos antes que otras autoridades, que cambiamos la dirección, que no hay más que decisiones legales», afirmó.

Cárcel por Banco de Valencia

También ayer la Audiencia Nacional condenaba a un año y siete meses de cárcel por un delito continuado de administración desleal al exconsejero delegado del Banco de Valencia Domingo Parra, en relación con la concesión de un préstamo promotor a la sociedad Pegoliva dirigido a la construcción de viviendas «en perjuicio de los intereses» de la entidad bancaria. El magistrado José María Vázquez Honrubia impone así la pena solicitada por la Fiscalía para el acusado, a quien le aplica las atenuantes de reparación del año, al haber ingresado 330.00 euros, y de confesión, por haber reconocido los hechos durante el juicio celebrado a finales de enero.