25.000 millones de déficit energético

Los vaivenes alcistas del precio del petróleo pasan una factura casi inmediata a la balanza comercial española, dada su elevada dependencia exterior en materia energética (más de 66 millones de toneladas de crudo al año). Tres de cada cuatro euros del desequilibrio entre las exportaciones y las importaciones se deben precisamente a esa razón.

En 2018 esa factura negativa superó los 25.000 millones de euros, lejos no obstante de los 45.000 millones que alcanzó en 2012, justo en el ecuador de la última recesión económica en España. Esa diferencia ha permitido a los hogares disponer de mayores rentas y trasladarlas al consumo, aunque los expertos estiman que la última escalada de precios del crudo -si se mantiene en el tiempo- podría terminar duplicando el déficit comercial de 2018, que fue de 8.700 millones.