El Banco de España sitúa el déficit de 2014 en el 5,5% y el de 2015, en el 4,5%

Sede del Banco de España, en Madrid./
Sede del Banco de España, en Madrid.

Los depósitos bancarios caen de nuevo en febrero y pierden 4.000 millones

EFEmadrid

El Banco de España prevé que el déficit de las administraciones públicas se haya situado a cierre de 2014 en el 5,5% del PIB y cumpla así el objetivo marcado por el Gobierno.

En su último boletín económico, la entidad supervisora estima que el déficit público para 2015 sería del 4,5% del PIB, tres décimas más de la previsión oficial del Ejecutivo, y que para 2016 se reduzca hasta el 3,9 % del PIB.

El Banco de España estima una corrección del déficit de las Administraciones Públicas, aunque para este año, añade que la desviación de la reducción del déficit con respecto al objetivo del 4,2% es "algo menos dinámica" por la evolución de los ingresos, mientras que para 2016 señala que hay una falta de concreción de los planes presupuestarios para dicho año.

"El cumplimiento de los objetivos fiscales es necesario para quebrar la trayectoria ascendente de la ratio de deuda pública", subraya el boletín del Banco de España.

Según asevera, aunque el grado de vulnerabilidad de la economía española ante perturbaciones externas se ha atenuado a lo largo de los dos últimos años, el escenario de consolidación de la recuperación que dibujan estas proyecciones "no está exento de incertidumbre".

Asimismo, recuerda que en las estimaciones sobre los objetivos de déficit público se han incluido las medidas fiscales ya aprobadas y las que incluyen el Plan Presupuestario de 2015 y del Programa de Estabilidad 2014-2015.

En concreto, dice que por el lado de los gastos se ha tenido en cuenta la aplicación del factor de revalorización de las pensiones, del 0,25%, la congelación de los salarios públicos y la devolución de una cuarta parte de la paga extra de diciembre de 2012 a los empleados públicos.

En el caso de los ingresos, se han incluido los efectos derivados de las reformas del IRPF y del impuesto sobre sociedades, que suponen una reducción de los ingresos públicos del 0,4% y 0,5% del PIB, respectivamente, en 2015 y 2016, y las rebajas de las cotizaciones sociales a la contratación indefinida aprobadas a lo largo del último año.

Depósitos de familias y particulares

Según los datos del Banco de España, los depósitos de familias y particulares custodiados por las entidades financieras españolas se redujeron en febrero hasta 731.027 millones de euros y sumaron dos meses consecutivos de descensos, según los datos provisionales publicados hoy por el Banco de España.

Los bancos y otras entidades perdieron casi 4.000 millones de euros de sus clientes en febrero (en concreto, 3.933 millones), algo que no es raro en los primeros meses del año, cuando los particulares tienen que recuperarse de los gastos del periodo navideño y tienen menos capacidad de ahorro.

Pero además, los fondos de inversión se han vuelto cada vez más populares entre los pequeños ahorradores frente a los depósitos, por las reducidas rentabilidades que ofrecen éstos, entre otros motivos, por los bajos tipos de interés.

Además, el Banco de España recomendó el pasado año a los bancos que limitaran al 1,75% la rentabilidad máxima para los depósitos a menos de un año, al 2,25% para uno a dos años y del 2,75% para los depósitos a más de dos años.

Frente a esto, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), la patronal del sector, calculaba en febrero una rentabilidad media interanual del 6,7% para el conjunto de fondos de inversión.

Por lo que respecta a los depósitos, y en comparación con el mismo mes de 2014, la reducción ha sido en febrero de más de 7.000 millones de euros, ya que entonces el total ahorrado por los hogares españoles sumaba 738.064 millones.

En el último año, las familias españolas han mantenido más o menos estable el volumen de depósitos, sin superar los 741.000 millones de euros, en parte debido a la recomendación sobre rentabilidades del Banco de España.