Los compañeros de los Dólmenes

Sitio arqueológico de Ani en Turquía. :: efe
/
Sitio arqueológico de Ani en Turquía. :: efe

En total, catorce sitios culturales, nueve naturales y cuatro mixtos con un valor universal excepcional pueden sumarse al catálogo

GLORIA CUEVAS

Buena compañía. Es la que lleva el Sitio de los Dólmenes de Antequera en Estambul. Junto a los monumentos megalíticos antequeranos, ocho munumentos de todo el mundo se subieron ayer al podio del patrimonio mundial.

El primero en debutar en la lista de la Unesco fue el paisaje cultural de arte rupestre de Zuojiang Huashan (República Popular de China), formado por 38 sitios de arte rupestre que ilustran la vida y los ritos del pueblo luoyue. Está situado en la frontera sudoriental de China y se extiende por terrenos kársticos, ríos y mesetas. Ejecutadas entre el siglo V a.C. y el siglo II de nuestra era, las pinturas parietales de esos sitios muestran ceremonias que se consideran vinculadas a la cultura de los tambores de bronce, antaño predominante en el sur de China meridional. Este paisaje cultural es hasta ahora el único testimonio que se posee de esa cultura.

En sugundo lugar, Unesco brindó su aplauso al sitio arqueológico Nalanda Mahavihara (universidad de Nalanda) en Nalanda, Bihar (India). Ubicado en el estado de Bihar, está integrado por los vestigios arqueológicos de un gran monasterio ('mahavihara') que llevó a cabo una importante actividad religiosa y docente desde el siglo III a.C. hasta el siglo XIII de nuestra era. A los vestigios arquitectónicos de estupas, santuarios y edificios monacales destinados a albergar y educar a los profesos, se suman importantes obras de arte realizadas en estuco, piedra y metales. Nalanda se distingue como la más antigua universidad del subcontinente indio.

Las República Islámica del Irán inscribió también ayer su nombre en la lista con el reconocimiento de el 'qanat' persa. En el conjunto de las regiones áridas de Irán, la agricultura es sostenida por el antiguo sistema de riego de los 'qanats', que toman el agua de los acuíferos en lo alto de los valles y la hacen circular por túneles subterráneos que a menudo miden varios kilómetros. Los once 'qanats' que componen este sitio comprenden también zonas de reposo para los trabajadores, depósitos de agua y molinos hidráulicos. Este ingenio tradicional de gestión del agua todavía funciona y permite un reparto equitativo y sostenible del recurso. Los 'qanats' aportan un testimonio excepcional de las tradiciones culturales y las civilizaciones de zonas desérticas de clima árido.

Islotes

El Nan Madol, centro ceremonial de la Micronesia Oriental (Estados Federados de Micronesia) ya tienen también el sello de la Unesco. Situado frente a la costa de la isla de Pohnpei, el sitio de Nan Madol está integrado por un conjunto de 99 islotes creados artificialmente con columnas basálticas y bloques de coral. Esos islotes albergan vestigios de los palacios, templos, sepulturas y moradas de piedra que constituían el centro ceremonial de la dinastía Saudeleur y fueron construidos entre los siglos XIII y XVI, en un periodo de gran auge de la cultura de las sociedades isleñas del Pacífico. El tamaño colosal de esas construcciones, así como la perfección técnica y la concentración de sus estructuras megalíticas, son un vivo testimonio de la complejidad de las prácticas religiosas y sociales de los pueblos insulares en ese periodo. Este sitio ha sido inscrito simultáneamente en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro debido a las amenazas que pesan sobre él, en particular el enlodamiento de las vías navegables, que propicia el crecimiento incontrolado de manglares y fragiliza las construcciones.

Bosnia y Herzegovina, Croacia, Montenegro y Serbia tienen también la salvaguarda del organismo internacional para sus tesoros: los cementerios de tumbas medievales 'stecci'. Este sitio seriado está integrado por tumbas medievales ('stecci') en 30 lugares diferentes. Estos monumentos funerarios, característicos de esas regiones, datan de los siglos XII a XVI y están dispuestos en filas en cementerios, tal y como se acostumbró a hacer en Europa desde la Edad Media. Están esculpidos en piedra caliza con una gran variedad de motivos ornamentales e inscripciones.

En tierras griegas se ha protegido el sitio arqueológico de Filipos. Fundada en 356 a.C. durante el reinado de Filipo II de Macedonia, los vestigios de esta ciudad fortificada se extienden al pie de una acrópolis situada en la actual región griega de Macedonia Oriental y Tracia, por la que pasaba la antigua vía romana Egnatia que unía Europa con Asia. En tiempos del Imperio Romano, en los decenios subsiguientes a la batalla de Filipos (42 a.C.), vinieron a añadirse a los anteriores monumentos de la época helenística importantes construcciones como el foro que hicieron de la ciudad una pequeña Roma. Después de la visita del apóstol San Pablo a Filipos en los años 49 a 50 de nuestra era común, la ciudad se convirtió en un centro de propagación del cristianismo.

Turquía, el país anfitrión del comité, ha registrado el sitio arqueológico de Ani. Situados al nordeste del país, en una solitaria meseta erguida sobre el valle que delimita la actual frontera natural con Armenia, los vestigios de la ciudad medieval de Ani comprenden un gran conjunto de viviendas y edificaciones religiosas y castrenses dotadas de una estructura urbanística típica de la Edad Media, que se fue configurando a lo largo de los siglos bajo la soberanía de diferentes dinastías cristianas y musulmanas.

El último bien cultural declarado ayer fue el conjunto de cuevas de Gorham de Gibraltar, cuatro cuevas cuyos yacimientos arqueológicos atestiguan la presencia del hombre de Neandertal durante más de 125.000 años.

En total, catorce sitios culturales, nueve naturales y cuatro mixtos con un valor excepcional pueden formar la nueva hornada patrimonial del planeta. En los próximos días, y hasta el 21 de julio, el comité continuará sometiendo a su minucioso exámen un variado catálogo de bienes que va desde el legado arquitectónico de Le Corbusier a las reservas de la cordillera de Talamanca y el parque nacional La Amistad, de Costa Rica y Panamá.

 

Fotos

Vídeos