¿Tienes libros para vender? Pistas para sacarles mejor partido en Málaga

Interior de Libros Mata./
Interior de Libros Mata.

En el centro de la ciudad hay distintas tiendas que se dedican a la compra-venta de obras, discos,vinilos y películas, entre otros productos

IRENE QUIRANTEMálaga

El centro de Málaga está lleno de rincones que, para muchas personas pasan desapercibidos, aunque están llenos de historia y cultura. Seguramente, muchos coleccionistas, amantes de los libros o de los vinilos conocen al dedillo el listado de tiendas que se dedican a la compra-venta de materiales. Sin embargo, hay muchas personas que quieren empezar a deshacerse de sus obras por diversos motivos, como una mudanza o porque no van a volver a leerlas, pero no saben dónde acudir.

Algunos de estos comercios hacen vida en el corazón de la ciudad y, aunque comparten ciertas similitudes, no todos se rigen por los mismos criterios a la hora de aceptar los productos ni funcionan bajo la misma filosofía. Aquí mencionamos algunas de las alternativas que hay en el centro de Málaga para sacarle más partido a tu colección de libros.

Libros Mata. Calle Mártires, 7

Está en la calle Mártires, a pocos metros del Museo Thyssen. Libros Mata lleva abriendo sus puertas cada día desde 1992 y ya reune cerca de 35.000 obras. Apenas se pueden ver las pareces, que se mantienen ocultas tras los libros que reposan sobre las estanterías. Y los hay de todas las clases y temáticas: desde narrativa y ensayos, hasta revistas antiguas, libros históricos, filosóficos, sobre arte o en otros idiomas. No obstante, también hay cajas con vinilos de todos los precios (desde 1 euro), con DVD's o discos de música; carpetas con grabados y estantes llenos de muñequitos coleccionables o de figuras de Star Wars.

Según David Amores, el dependiente del local, tres criterios rigen el precio a pagar por los objetos que les llegan: conservación, antigüedad o exclusividad. Normalmente, se parte del precio establecido por el mercado. Si está en buen estado, se propone una cifra que ronda entre la tercera y cuarta parte del coste inicial. Libros Mata, además de los objetos que expone en el local, también tiene un almacén repleto de literatura. De hecho, están tan sobrepasados que, por el momento, sólo aceptan obras de temática malagueña, antigüedades o con carácter exclusivo.

Re-Read. Plaza del Teatro, 6

A simple vista, Re-Read podría confundirse con una librería de primera mano. Los libros se distribuyen en distintas estanterías y se organizan alfabéticamente. La perfecta disposición, la espaciosidad del local y su decoración hacen de esta tienda de compra-venta un lugar en el que buscar un libro en concreto no resulta toda una aventura de riesgo y suspense.

No obstante, no todos los libros son bienvenidos en Re-Read. A diferencia de otros locales, la antigüedad no juega a favor, más bien en contra: no aceptan libros que sean anteriores a 1900. Pero tampoco compran enciclopedias, libros de texto o especializados ni, por supuesto, que se encuentren en mal estado. Por otro lado, el precio por el que la tienda adquiere los libros siempre es el mismo: 20 céntimos. Da igual su título, la encuadernado o la ilustración. Asimismo, el coste de éstos para el público también se encuentra establecido: un libro, 3 euros; 2 libros, 5 euros; y 10 euros por cinco libros. Cuando un comprador quiere llevarse más de cinco, cada libro adquiere el precio de dos euros.

Carmen Ocaña trabaja en esta pequeña librería de segunda mano, que empezó a funcionar en enero de 2014. Según comenta, Re-Read pretende que Málaga "sea una ciudad lectora, por eso se ponen a la venta obras de lectura de todo tipo que están relativamente nuevas". Así es como se busca que haya una rotación de libros muy frecuente en el local. Asimismo, Carmen observa que Málaga no es una ciudad que lea mucho, pero "sí tiene unos lectores excelentes". Asimismo, resalta que los jóvenes son grandes clientes de Re-Read, a pesar de lo que señalan muchas estadísticas.

Librería Abadía. Calle Tejón y Rodríguez, 9

Este comercio inició su actividad hace 15 años en la calle Comedias, pero hace meses se trasladó a la calle Tejón y Rodríguez. Más de 50.000 libros tienen cabida en la Librería Abadía, donde no se rechaza ningún ejemplar. A diferencia de otros locales de segunda mano, no comercializa con productos que no sean de lectura, como vinilos o películas. Así lo afirma Francisco Soler, el dueño del negocio. Además, la tienda tiene una dedicación especial orientada a la compra-venta de cómics, con ejemplares de los años 30 o 40, como Flechas y Pelayos o Capitán Trueno. No obstante, también cuenta con reliquias y antigüedades, por ejemplo, con manuscritos que datan del siglo XVIII o primeras ediciones de libros de poesía.

Al igual que otros negocios, tiene en cuenta el precio del mercado a la hora de comprar los libros que le ofrecen. "Solemos pagar del 20 al 30 por ciento de su valor", dice Francisco. Eso sí, aclara que lo mínimo que se puede pagar por un libro normal es un euro, aunque la media oscila entre 2 o 5 euros. "Las obras que más nos interesan son las que escasean o las que hicieron tiradas muy cortas". Como ejemplo, menciona los primeros libros de la Generación del 27.

Por otro lado, Francisco también comenta que la mayor parte de sus ventas se produce por internet, pero conserva el local para tener una sede donde las personas puedan acercarse para vender. "Es el signo de los tiempos, la vida virtual", resume el librero. No obstante, esta orientación ha acabado beneficiando a las librerías que, como Abadía, han dado el salto a la web: "El público de la calle va bajando, pero tu nuevo público es el mundo entero".

Librería Anticuaria Antonio Mateos. Calle Esparteros, 11

Antonio Mateos heredó su pasión por los libros y las obras de otras épocas de su padre, que a su vez lo aprendió de su abuelo. La familia Mateos lleva desde 1938 rastreando los catálogos y las ferias en busca de textos de otros siglos, para luego ponerlos a disposición de coleccionistas y amantes de la literatura. El local de la calle Esparteros esconde verdaderas joyas históricas, como un manuscrito que data del siglo XIII o un libro que está firmado por el mismísimo Felipe V.

Antonio cuenta que no paga menos de 200 euros por las obras que compra, y que suele buscar un beneficio que oscila entre el 30 o el 35 por ciento de la venta. En estos casos, lo esencial es que el interior se encuentre en buen estado y que los textos se encuentren enteros. Siempre que se cumplan estos dos requisitos, el estado de la encuadernación permanece en un segundo plano. La mayor parte de las ventas se producen por internet, que también se ha convertido en un buen aliado para facilitar la búsqueda de reliquias o para participar en subastas.

Además de las obras, también compran y venden manuscritos, planos o grabados antiguos. Las revistas, sin embargo, no suelen tener cabida en el negocio familiar de Antonio Mateos, a no ser que destaquen por su rareza, como ocurre con 'La ilustración de los niños', que data de 1880. "Mucha gente entra intentando vender algo, pero difícilmente lo consigue", advierte el propietario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos