EL UNICAJA, ROTO

MARTÍN URBANO

A nadie ni en Málaga ni fuera de nuestra ciudad puede sorprenderle en absoluto que el Unicaja perdiera anoche en la cancha del CSKA de Moscú, lo que si representa un revés considerable es la forma de hacerlo, sin ofrecer la más mínima oposición en ningún momento. La sensación era que al equipo malagueño le faltaban muchos jugadores importantes, cuando en realidad el Unicaja se presentó en Moscú con la única ausencia de Shermadini. La falta de un solo jugador no puede, de ninguna manera, justificar la pobre imagen ofrecida por el equipo malagueño anoche en la capital rusa, en un partido en el que ambos conjuntos disfrutaron de un número similar de posesiones.

El cuadro 'cajista' salió ayer a jugar con una mentalidad negativa, con el partido ya perdido y una actitud defensiva muy escasa. Para los locales, los ataques eran auténtico entrenamiento, por las facilidades de las que disfrutaban para tirar. La consecuencia de todo ello fueron los 30 puntos del conjunto ruso en el primer cuarto. En el arranque del segundo la defensa malagueña seguía lenta y descolocada. El balón llegaba debajo del aro visitante con demasiada comodidad y frecuencia. Cuando Augustine, después de casi doce minutos en cancha, tuvo que descansar, su entrenador ya no repitió con Okouo y prefirió quedarse en cancha con dos 'cuatros'. Con menos estatura el Unicaja arregló un poco los números del partido.

Al comienzo del tercer cuarto volvió a entrar Augustine y la defensa malagueña, al menos, conseguía cerrarse bien cuando el balón se acercaba a su canasta. Lo cierto es que el ataque del CSKA ya no anotaba al ritmo del primer cuarto. A pesar de ello, el partido seguía siendo muy cómodo para los locales, cuyo entrenador exprimía mucho menos de lo habitual a sus mejores hombres. En el último cuarto, con el partido perdido, Plaza prefirió conceder descanso a sus jugadores importantes y dio también minutos a Soluade, por más que ese decorado facilitara al CSKA superar los cien puntos y aumentar mucho su ventaja, ya que durante muchos minutos el ataque malagueño no veía aro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos