Feliciano López: «Marbella es como mi segunda casa»

Feliciano López alza el brazo en un gesto triunfal en el torneo de Queen's. /AP
Feliciano López alza el brazo en un gesto triunfal en el torneo de Queen's. / AP

El toledano, que contraerá matrimonio allí el viernes 20, será uno de los protagonistas de la Sénior Masters Cup en Puente Romano los días 27 y 28

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Feliciano López (Toledo, 1981) habla con este periódico de soltero, pero jugará ya como casado en Marbella (el viernes 27 y el sábado 28, en la Senior Masters Cup de Puente Romano. Precisamente en la localidad en la contraerá matrimonio con Sandra Gago y que denomina su 'segunda casa«. El toledano, que encadena 71 presencias seguidas en Grand Slam y que dirige el Mutua Madrid Open, analiza el estado del tenis actual.

-¿Qué cabe esperar de la próxima Sénior Masters Cup?

– Creo que los jugadores de este año forman un cartel muy atractivo para el público, pues tanto Robredo como yo seguimos en activo, y Ferrer y Haas se retiraron hace muy poco y siguen con un excelente nivel. Al final estamos hablando de grandes figuras del tenis que a buen seguro harán disfrutar de lo lindo al aficionado que venga a Puente Romano.

-Jugarán en la pista Manolo Santana de ese club. ¿Qué significa para usted su figura?

–Para mí será un placer volver a jugar en Marbella y en las instalaciones de Puente Romano. Siempre me trae muchos y buenos recuerdos, como los últimos de la Copa Davis del año pasado, donde jugamos un gran partido de dobles con Carreño frente a Gran Bretaña. Poder jugar en la pista Manolo Santana tiene un atractivo especial por lo que él representa para mí. Además de un referente tenístico por haber sido el pionero de los jugadores españoles en el circuito, Manolo ha sido como una figura paternal que confió en mí mis inicios profesionales y me concedió una 'wild card' para el Mutua Madrid Open en su primera edición. Desde entonces siempre ha estado a mi lado en los buenos y malos momentos y nos une una gran amistad. Por suerte, cuento con él y sus consejos en mi nuevo rol de director del torneo de Madrid.

-Lleva 71 torneos de Grand Slam consecutivos, algo de lo que nadie pede presumir. ¿Es su mayor orgullo como tenista, o qué otros hitos de su carrera le complacen más?

–Sin duda es un récord del que me siento muy orgulloso, pues al final es indicativo de la longevidad que estoy disfrutando como tenista al más alto nivel. Me sirve como motivación para seguir engrosando esa cifra, pero hay otros hitos de los cuales me siento muy orgulloso como los triunfos en cuatro Copas Davis, el de dobles en Roland Garros, junto a mi gran amigo Marc López y, más recientemente, haber podido ganar mi torneo favorito de Queen's por segunda vez.

-¿Cuánto tiempo como profesional le va a quedar? ¿Cambiar de estado civil puede suponer una nueva fase en su carrera profesional?

–No sé exactamente cuánto tiempo me queda en el circuito, pues desde hace ya unos años sólo me planteo disfrutar y estar al máximo año a año. Tengo claro que competiré en 2020 y después evaluaré cómo me encuentro física y emocionalmente. Evidentemente, mi vida personal y familiar tiene un impacto en mi parcela profesional y en este caso claro que supondrá un cambio, pero en positivo. Cuando uno está feliz eso también se refleja en la pista.

-¿Qué retos le quedan por conseguir en este deporte?

–No me marco objetivos concretos, pero sin duda el mayor es seguir siendo competitivo al más alto nivel. Me motiva seguir en la élite y poder disfrutar de partidos como los que pude jugar recientemente en el US Open.

-También ha entrado de lleno en la gestión: ¿Qué se aprende como director del Mutua Open Madrid?

–Muchísimo de todo. Cuento con un equipo súper profesional a mi lado y aprendo de cada uno de ellos y sus áreas. Hay muchas cosas que como jugador no ves en el circuito y que cuando estás dentro de la maquinaria te das cuenta del esfuerzo y la profesionalidad que se precisa para sacar adelante uno de los mayores torneos del mundo.

-¿Haber sido tenista al máximo nivel da un plus a la hora de conocer las necesidades de los jugadores?

–Creo que sí, pues tienes una visión muy clara de las necesidades de los jugadores, pero eso debe congeniarse con los requerimientos de los patrocinadores, medios,.... Y, sobre todo, nos centramos en dar la mejor experiencia al aficionado, que al fin y al cabo es para quien hacemos los torneos.

-Un debate recurrente en el tenis actual es el de la ausencia de relevo real desde hace mucho tiempo a Djokovic, Federer y Nadal en los títulos de 'Grand Slam' y la abundancia de jugadores que están rindiendo mucho mejor en la treintena, entre los que se podía incluir a usted. ¿Qué está pasando? ¿Falta mentalidad entre los talentos emergentes?

–Creo que no es una cuestión que tenga una respuesta fácil, pues se dan muchos factores a tener en cuenta. Para mí está claro que estamos en la época dorada del tenis y contamos con tres o cuatro de los mejores jugadores de la historia. Entonces es muy difícil para los jóvenes ponerse a su altura ya que a pesar de que los medios y aficionados quieran ver un relevo, los jóvenes saldrán perdiendo en todas las comparaciones. Además, hay muchos otros jugadores de mi generación que hace ya bastantes años trabajamos a conciencia para alargar nuestras carreras y nos dedicamos en cuerpo y alma a nuestraprofesión. Si a eso le añades la madurez deportivo, pues la verdad es que no deja muchos lugares para las nuevas generaciones. Pero esto es como todo, es ley de vida que haya un relevo.

«Creo que los jugadores de este año forman un cartel muy atractivo para el público»

-El malagueño Alejandro Davidovich ha sido su compañero de entrenamientos y le hizo una invitación para el cuadro final del Mutua Madrid Open. Esta semana aparece de nuevo en el mejor 'ranking' de su carrera (109º). ¿Qué cabe esperar de él? ¿Cuáles cree que son a día de hoy sus puntos fuertes y débiles?

–Ya ha demostrado un gran potencial en su etapa júnior y también como profesional acercándose al Top-100. Es un chico muy alegre y que rebosa naturalidad en la pista. Eso me encanta y de corazón espero que le vaya genial. Tiene un juego agresivo que es llamativo para el público. Como a todos, a él también le lleva un tiempo madurar en el circuito, pero a la que se asiente será un jugador muy a tener en cuenta y que dará grandes alegrías al tenis español.

–Medvedev fue su verdugo en el último US Open y complicó mucho la vida a Nadal en la final. ¿Cree que puede ser el jugador más a tener en cuenta, pese a su estilo poco ortodoxo, entre la nueva hornada?

–Sin duda Medvedev ha demostrado este año que es un jugador que estará allí arriba. Seguramente es el más maduro de su generación y con una mentalidad muy buena y competitiva. Creo que hoy por hoy está por encima de los demás jóvenes precisamente por esa mentalidad que le hace ser constante, sin tantos altibajos.

«Nadal sólo hay uno, pero sí creo que saldrán buenos españoles que se instalen en el 'Top-10'»

-Más allá de que tenistas de la dimensión de Nadal sólo pueden surgir muy contadas veces, ¿cree que el poderío del tenis español como potencia mundial puede verse amenazado a su retirada?

–Rafa Nadal sólo hay uno y sería injusto que a los que vienen se les trate de comparar. Es evidente que hemos vivido y seguimos disfrutando de una generación única que ha dado tantísimos éxitos al deporte español. Creo que sí van a salir buenos tenistas, quizás no tantos inmediatamente que se instalen en el 'Top-10', pero seguro nos darán alegrías.

-¿Le gustaría trabajar en el futuro en la formación de tenistas?

–Tengo claro que mi vida seguirá ligada al tenis y espero devolverle a este deporte todo lo que me ha dado como profesional y persona. La formación es algo que no descarto en un futuro próximo, pero ahora mismo estoy centrado en disfrutar de mi carrera y en el Mutua Madrid Open.

-Usted se ha pronunciado a favor del nuevo formato de Copa Davis. ¿El reto puede ser encajarlo mejor en el calendario, no en noviembre?

–Hay que darle una oportunidad al nuevo formato. La Copa Davis es una competición súper especial para todos los jugadores y países participantes y el reto es evolucionar la manteniendo los valores y esencia de la Davis. No es fácil, pues el calendario no ayuda, pero deseo que para el bien de todos se le pueda dar un encaje para que tenga la relevancia que esta competición merece.

-Se va a casar en Marbella. ¿Por qué ha elegido la Costa de Sol?

–Siempre me he sentido muy a gusto en Marbella y la Costa del Sol y cuando puedo me escapo unos días a descansar e incluso para realizar mis pretemporadas. Me encanta la tranquilidad que desprende, sus gentes, su gastronomía y la oferta en general para el visitante. Además, cuento con muchos amigos y me siento como en mi segunda casa.