Davidovich vuelve a la hierba de Wimbledon

Álex Davidovich durante la celebración de Wimbledon Junior en el julio pasado./REUTERS/Matthew Childs
Álex Davidovich durante la celebración de Wimbledon Junior en el julio pasado. / REUTERS/Matthew Childs

El tenista malagueño, actual campeón Junior del torneo, acude como invitado a la fase previa de su primer Grand Slam

BORJA GUTIÉRREZ

Esta siendo un año transcendental en la carrera deportiva de Alejandro Davidovich. El nacido en La Cala del Moral (1999) no ha tenido descanso desde que se proclamó campeón de Wimbledon Junior. Un impacto mediático que le ha metido de lleno en el ránking ATP, donde ahora mismo ocupa el puesto 346.

Le ha dado tiempo a ganar su primer torneo profesional, el ITF Pro de Quinta do Lago de Portugal. También, entrenar como invitado con el equipo español, junto a David Ferrer, Feliciano López o Carreño, en la preparación de la elimintaria ante Gran Bretaña en la Copa Davis.

, y será la primera vez que dos malagueños participan en la misma edición de la competición

Y ahora, con 19 años recién cumplidos, jugará su primer Grand Slam en Londres, donde acude como invitado por ser el vigente campeón Junior: «Después de ganar Wimbledon hemos tenido buenos resultados a nivel de ránking, pero no estamos satisfechos porque sabemos que podemos hacer más», comenta un insaciable Davidovich antes de viajar a Inglaterra, donde se encuentra instalado desde este viernes noche a la espera de rival para la primera fase.

El domingo se publica el cuadro de competición y el lunes arrancan los partidos. Para conseguir meterse en la fase final reservada para los jugadores 'top' (que empieza el 2 de julio) debe superar tres eliminatorias, un reto que pide tomárselo con calma: «No tengo objetivos, quiero disfrutar de cada día y gozar cada pelota», responde tranquilo a la posibilidad de encontrarse con figuras mundiales como Roger Federer, Andy Murray o Rafa Nadal.

El malagueño con raíces rusas llega en el mejor momento de la temporada, después de atravesar la fase de adaptación a la alta competición: «Cada tenista tiene sus rachas y yo este año la he tenido mala al principio, no ganaba mucho. Pero desde hace unos meses atrás, los resultados al trabajo están llegando».

«Estoy jugando bien», reflexiona. Recuerda aliviado el triunfo en su primer Future en tierras portuguesas: «Había llegado a muchas finales pero nunca lo había ganado». A este logro también le suma haber alcanzado los Cuartos de Final en el Challenger Caltanissett, en Italia.

Este domingo se conoce el cuadro y el lunes empiezan a jugarse los primeros partidos

«La hierba es rápida y traicionera, hay que estar concentrado; los peloteos son de tan solo dos o tres golpes»

«Estamos todos muy contentos, ilusionados y con muchas ganas de pisar la hierba de Londres. Trabajando duro para el primer partido», relata eufórico mientras atiende a la entrevista entre sesión y sesión; es momento de forzar la máquina.

«Llego bien a este reto», repite. Aunque lleva una asignatura pendiente, la hierba. Si en Roland Garros es la tierra batida, o el Open de Australia, pista dura. El verde es el rasgo más identificativo de esta competición, una de las cuatro grandes.

«Desde que gané allí es mi superficie favorita», dice entre risas, aunque es consciente de que no se puede considerar un experto porque en toda la temporada no ha jugado en nada similar, y el periodo de pruebas antes de la gran cita de su vida ha sido muy corto.

Un año sin pisar el 'verde'

«Esta semana pisé la hierba después de un año. No he tenido ningún torneo en esta superficie desde que conseguí el Wimblendon Junior», se confiesa. Solo ha entrenado dos días en Sotogrande, concretamente en una pista de hierba de su amigo Adolfo Aldana. Por eso está desenado pisar las pistas de Londres. Esto también será nuevo para él.

«Las instalaciones esta vez son en otro club, y la pista es más rápida todavía», explica entre risas. Y es que esto es lo que más preocupa al malagueño. «La hierba es muy traicionera, te despistas un momento y estas con un 'break' abajo y acabas perdiendo; lo más difícil es mantener la concentración. La superficie es muy rápida, el 'rally' (peloteo) son dos tres golpes, tienes que estar muy concentrado y certero en tus golpes», esquematiza lo estudiado.

Su participación se unirá a la de otro malagueño: Adrián Menéndez-Maceira, número 149 del mundo a sus 32 años. Será la primera vez que dos malagueños coincidan en un mismo cuadro de Wimbledon, aunque sea en una fase previa. Ninguno es favorito para acceder a la fase final,pero quedará registro de un hito en el tenis malagueño.

 

Fotos

Vídeos