Semifinal

Carreño, mermado, pierde el primer punto

Pablo Carreño, durante el partido. /Reuters
Pablo Carreño, durante el partido. / Reuters

El asturiano, tocado del muslo izquierdo, cede en el primer punto de la eliminatoria ante el francés Paire

ENRIC GARDINER

Pablo Carreño aseguró que en la previa de las semifinales de la Copa Davis que estaba al cien por cien, tras la lesión que le retiró en segunda ronda del Abierto de los Estados Unidos. Pero este viernes, en el primer punto de la eliminatoria de Lille, el asturiano se resintió de sus molestias en el muslo izquierdo y se vio lastrado ante Benoit Paire (7-5, 6-1 y 6-0) después de un primer set para olvidar.

Arropado por el estadio Pierre Mauroy, Paire, número 54 del mundo, se estrenó en Copa Davis con una victoria que le reconcilia con Francia, tras haber sido expulsado del equipo en los Juegos Olímpicos de 2016 debido a su carácter.

Más información

El inicio fue esperanzador para España, pero Carreño sufrió una desconexión que, a la larga fue crucial. El español pronto se aprovechó de los continuos e inexplicables errores del galo para tomar ventaja. Paire, conocido por sus altibajos y su escasa estabilidad en la pista, alternaba dejadas espectaculares con continuas dobles faltas y tiros desviados. Carreño, mucho más sólido, rompió el saque del francés y se puso con 5-3 a favor, disponiendo de dos bolas de set con el servicio de su rival. Paire, más fuera del partido que otra cosa con sus nueve doble faltas y sus 19 errores no forzados, las salvó y solventó otra cuando Carreño, con 5-4 sacó para amarrar el parcial. En un abrir y cerrar de ojos, el galo revirtió la situación y se apuntó otros tres juegos consecutivos para inclinar la balanza y dejar el primer set en casa.

El mazazo tocó cada fibra de Carreño, que tocó fondo y ya no se recuperó. La lesión en el muslo que le apartó de la segunda ronda del US Open reapareció y la movilidad del asturiano se vio seriamente perjudicada. Como consecuencia, el conteo de juegos no paró y la pérdida del primer set, que se pudo ver como un contratiempo, rápidamente se tornó en el final.

Paire se adelantó 5-0 en el segundo set y dejó tocado de muerte a Carreño, quien ya solo pudo arrancar un juego antes de rendirse sobre la pista. El 6-1 del segundo parcial dio paso a una tercera manga sin historia, en la que el español apenas pudo moverse y estuvo a merced del francés, envalentonado por el apoyo de los más de 26.000 franceses en las gradas.

El rosco final (6-0) cerró el primer punto de la eliminatoria, que se quedó en Francia y que obligará a España a remontar como ya tuvo que hacer este año en Valencia ante Alemania.

 

Fotos

Vídeos