SIGUE SIENDO NUESTRO MÁLAGA

FERNANDO PERALTA

La visita del Barcelona o del Real Madrid no deja de ser un acontecimiento importante. Más aún, si el conjunto local cuenta con posibilidades de afrontar el encuentro con relativas garantías de éxito. No parece ser el caso que nos ocupa en estos momentos entre el Málaga y el conjunto catalán, ya que sólo coinciden si plegamos cuidadosamente la clasificación, justo por el centro. El fútbol es como es y, por ello, no debemos olvidar que la última derrota del conjunto catalán en la Liga la sufrió en el estadio de Martiricos el 8 de abril.

Sin mirar atrás

Aunque La Rosaleda tiene visera en Tribuna y Preferencia desde la última remodelación, la lluvia hizo que el estadio tuviese ante el Sevilla la menor asistencia de aficionados en la temporada. Esto no resta un ápice sobre el justo reconocimiento que merece el comportamiento de la afición malaguista en las últimas temporadas y en especial, en esta. De las veintisiete jornadas celebradas en el campeonato, en veinticinco el Málaga ha ocupado zona de descenso, y en catorce se ha hecho cargo del 'farolillo rojo'. Sin embargo, nunca le ha faltado el ánimo y el apoyo de su afición, con una media que viene superando los tres cuartos de aforo. Quedan once partidos, de los que seis se disputarán en La Rosaleda. Tanto como si se produce la tan ansiada reacción como si continúa el equipo por la misma senda, no se debe acudir al campo con un cúmulo de sinsabores y debemos tener presente, sin mirar atrás, que este Málaga sigue siendo nuestro Málaga.

A por un final digno

A once jornadas para finalizar del campeonato, el Málaga empieza a pensar en un milagro para salvar el descenso de categoría. Iban pasando las jornadas y todos los que nos consideramos seguidores malaguistas manteníamos la esperanza por conseguir un par de victorias que cambiaran radicalmente la dinámica de resultados. Esto se ha convertido en una tarea imposible. La trayectoria que viene describiendo el conjunto desde el comienzo de la temporada, advertía a los más escépticos sobre lo que podía ocurrir. Si bien es cierto que no es nueva la actuación del club con respecto a las últimas temporadas sobre la venta de su mejores efectivos y su tendencia a debilitarse, nos ha costado asumir la evidencia, pero si se sucumbe ante los 'grandes' como causa natural y se perdona con el resto las posibilidades de reacción se disipan, de manera proporcional al optimismo del aficionado. Nos acercamos al final, se acrecientan las diferencias con los equipos que nos preceden en la tabla y van menguando las posibilidades de respuesta. Son motivos por los que todos buscan la excusa más convincente para eludir responsabilidades. Al menos, tengamos un final digno.

Un Barça invicto

El miércoles el Barcelona dirimirá el paso a cuartos de la Champions frente al Chelsea en el Nou Camp, tratando de hacer bueno el 1-1 de la ida en Londres. Con otro rival podríamos pensar que puede tener la cabeza en el partido de mayor repercusión y minimizar esfuerzos frente al Málaga, pero no. Si por algo se caracterizan los equipos de primerísimo nivel es por tener una plantilla para rotar sin acusar la gran mayoría de las ausencias. El Barça se presenta como único conjunto invicto en la competición, ha cedido sólo seis empates y tiene 70 goles en su haber. Estadísticas que, si se contrastan con las del conjunto malaguista, propiciarían un acuerdo amistoso como mejor solución al envite. Pero no, el fútbol depara continuas sorpresas y por qué no se puede obrar una más en el encuentro entre el primer clasificado y el último de la categoría. No estaría mal para viajar a Vigo la próxima semana con nuevos ánimos. Creo que, en algunos momentos, seguimos oyendo más al corazón que a la razón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos