FUERA DE PISTA

PELIGRO INMINENTE

ENRIQUE GLÜCKMANN

La temporada europea de Fórmula 1 comienza de verdad con la llegada al Gran Premio de España, que desde 1991 se celebra ininterrumpidamente en el circuito de Montmeló, ahora denominado Circuito de Barcelona-Cataluña, pero esta circunstancia puede cambiar para el próximo año, pues el ayuntamiento de la Ciudad Condal y la propia Generalitat están sopesando no mantener la subvención, aduciendo que ese dinero se dedicara a otras obras urgentes en la ciudad. Las mencionadas subvenciones en total no superan los seis millones de euros y el impacto que el Gran Premio genera en la zona esta calculado en mas de 300 y sería una verdadera pena que nuestro país por unas u otras razones perdiera un espectáculo como el de la F1, que este año han visto en el circuito más de 160.000 espectadores y no menos de 200 millones de televidentes en todo el mundo, siendo una magnifica pantalla de promoción para Barcelona y España. Pero lo que subyace en el fondo es que el gobierno regional no ve con buenos ojos ayudar a una organización que lleva como principal título, Gran Premio de España, aunque por otra parte, quizás a los americanos de Liberty, propietarios del campeonato se les esté haciendo un favor, pues el calendario esta ya muy cargado de carreras y hay lista de espera de muchos países para poder tener un Gran Premio, que por otro lado si se pierde pude costar mucho tiempo y mucho más dinero volver a recuperar.

En lo deportivo, la carrera supuso el quinto doblete consecutivo de Mercedes lo que supone el mejor arranque de la historia, y el único momento decisivo fue la salida en la que Hamilton adelantó a su compañero, que había conseguido la tercera 'pole' consecutiva el día anterior, demostrando que este año es un nuevo Bottas distinto al que habíamos visto en las ultimas temporadas donde se había mostrado muy apagado. Aunque en esta ocasión el inglés no le dio la más mínima oportunidad, venciendo de principio a fin.

De Ferrari mejor ni hablar,. Llegaban anunciando que traían un nuevo paquete de mejoras tanto aerodinámicas como de motor y la verdad ha sido un desastre, solo han podido competir entre ellos y aun así cometiendo errores de bulto en la estrategia de cambios de neumáticos, que traerán cola en las semanas que se avecinan. Hasta el RedBull-Honda les batió, aunque para ser justos Max Verstapen volvió a hacer una carrera para enmarcar, libre de cualquier fallo que le llevó al tercer escalón del podio, demostrando la mejoría del motor japonés. Por detrás los pilotos de Haas casi logran arruinar un magnífico resultado, finalmente quedaron séptimo y décimo, pero después de tocarse entre ellos y salirse varias veces de la pista perdiendo varias posiciones, su director de equipo debería poner orden o cambiar de pilotos.

Carlos Sainz hizo otra gran carrera, finalizó octavo libre de fallos con un McLaren que también llegaba a Barcelona anunciando múltiples cambios aerodinámicos, pero al que le falta aun mucho por mejorar, el coche ya es rápido en rectas pero aún le falta apoyo aerodinámico que le permita un buen paso por curva.

Hasta Mónaco.