Las incógnitas de Motegi

Jorge Lorenzo. /
Jorge Lorenzo.

La lesión de Lorenzo y la posibilidad de lluvia marcan la previa en Japón

BORJA GONZÁLEZ Motegi (Japón)

"Fue en el circuito que tiene Sete (NdR: el ex piloto Sete Gibernau) en su casa, un circuito de asfalto tipo karting y con motos pequeñas, y estábamos Dani (Pedrosa), los hermanos Espargaró, Rins, Ricky (Cardús) y yo. Era una especie de warm up antes de la carrera y Aleix me estaba molestando un poco, así como jugando, y le pasé porque quería irme, pero iba un poco demasiado rápido y entré demasiado rápido en esa curva, sobre todo reduje una marcha más y eso causó el bloqueo de la rueda trasera y salí volando".

Esta es la narración que Jorge Lorenzo hizo de un incidente ocurrido el pasado sábado y que bien podría haber marcado el final de este apasionante Mundial de MotoGP. Podría, porque a falta de entender cómo se desarrollarán los acontecimientos a partir de la madrugada de este viernes en el circuito de Motegi (Japón), este esguince de grado 1 en el hombro izquierdo no debería de ser determinante en el rendimiento en pista del mallorquín. "Se me han luxado los dos hombros y corrí en Silverstone en 2013 con el izquierdo recién luxado", apuntó Marc Márquez como argumento para restar importancia a la lesión del segundo clasificado de la general. "Ahí a los tendones les ocurre algo similar, es como un esguince, se estiran. Y yo creo que no va a tener mucho problema". Márquez es otro de los lesionados 'ilustres' en este Gran Premio de Japón, primera parada de tres pruebas que se disputan en tres semanas consecutivas a Japón le seguirán Australia y Malasia- y en las que un problema físico se paga más caro que en otros momentos de la competición en los que hay más tiempo para la recuperación.

Al igual que Lorenzo y que Tito Rabat en Moto2-, Márquez se lesionó entrenando después de la carrera de Aragón, en su caso con una bicicleta de montaña. Un incidente que le obligó a pasar por el quirófano en una lesión en la mano izquierda que, en condiciones normales, precisaría de entre tres y cuatro semanas para la recuperación. "Yo creo que es peor, porque en Jerez era el dedo, que se utiliza poco, no se hace mucha fuerza y aquí es donde tengo el callo en la mano de la frenada, se apoya mucho peso en las frenadas", aclaró Márquez respecto a la comparación entre esta lesión y la que se produjo justo antes de Jerez, carrera en la que finalizó segundo. "Este, además, es un circuito de frenadas y creo que va a doler un poquito más, pero intentaremos mañana cuando salgamos no pensar mucho en eso y centrarnos en la moto".

Y es que, pese a ser un circuito Honda, en el equipo oficial patrocinado por Repsol ya contaban desde que entendieron los problemas de la moto de este año que Motegi podía ser uno de los circuitos más críticos. "Había cierta duda con qué podríamos hacer en este circuito porque este año estamos perdiendo bastante en aceleraciones por la entrega agresiva del motor y porque se levanta mucho la rueda. Ya hemos ido adaptando un estilo para ir recuperando un poquito más en las frenadas. Pero ahora en la frenada no podré recuperar tanto como quisiera". Un análisis de Márquez en el que prefirió no entrar Dani Pedrosa, un piloto que ha ganado muchos enteros en las quinielas después del espectacular mano a mano que le ganó a Valentino Rossi en Aragón. "Ojalá haya más luchas en el futuro porque yo me lo pasé bien y los aficionados me han felicitado mucho", comentó el ganador dos veces en MotoGP en Motegi. "Es una pista que me gusta y se me da bien, pero tenemos que ver cómo van las motos. Este año tenemos un hándicap en este aspecto. El año pasado la carrera fue muy pareja entre las Honda y las Yamaha. Pero hasta que no veamos cómo se comportan las motos no sabría decir si partimos en condiciones de favorito.

En 2014, pese a la teórica ventaja de Honda, la victoria fue para Yamaha, más en concreto para Lorenzo, que también ganó en 2013. Este campeonato es muy duro y está aún abierto al cien por cien, quiso destacar Rossi, el que podría ser el gran favorecido por las lesiones de Lorenzo y de Márquez. "Lorenzo es muy fuerte en este circuito pero habrá que intentar dar el máximo para acabar en el podio, como en Aragón, donde lo di todo para lograr el mayor número de puntos posibles". Las lesiones podrían ayudar al líder de la general y de nuevo la climatología: las previsiones dan un 90 por ciento de opciones de lluvia para el domingo, algo que visto lo visto este año se da por sentado que puede favorecer al astro italiano.

A las puertas de los títulos

Fuera de MotoGP, Moto2 y Moto3 viven centradas en cuándo se cerrarán los títulos. Johann Zarco cuenta en Japón con su segunda bola de partido, más fácil aún que la de Aragón, ya que el único piloto contra el que pelea, Tito Rabat, llega recién operado de una fractura del radio izquierdo y es duda-. En cualquier caso, a Zarco le valdría con no perder más de tres puntos respecto a Rabat; y sería campeón siempre que termine por delante de él. El otro que busca cerrar su título en Danny Kent en Moto3, aunque en su caso será algo más complicado: sería campeón si gana la carrera y Enea Bastianini es undécimo o peor; y si termina segundo y el italiano no suma ningún punto.